Ex funcionarios y empresarios farmacéuticos están involucrados en la operatoria que investigó el juez Ariel Lijo.

Casi diez años después de que Cristina Kirchner y Julio Cobos ganaran la elección de 2007, un fallo judicial determinó que en esa campaña electoral del Frente para la Victoria hubo lavado de dinero.

La resolución del juez Ariel Lijo que se conoció hoy alcanza tanto a ex funcionarios como a empresarios. Todos están vinculados, según entendió el magistrado, en una red de operaciones de lavado que aprovechó la campaña electoral para blanquear casi un millón de pesos que provenía de la mafia de los medicamentos.

Héctor Capaccioli. Ex titular de la Superintendencia de Servicios de Salud, fue el principal "recaudador" de la campaña del Frente para la Victoria.

Néstor Lorenzo. Era dueño de la farmacéutica Multipharma y, junto a Capaccioli, uno de los cabecillas de la red de lavado. Hizo el enlace con las demás droguerías involucradas.

Sebastián Gramajo. Ex gerente de Anses, era el encargado de recibir los cheques con los aportes de las droguerías.

Carlos Torres. Era el otro dueño de la droguería Multipharma, que aportó 376.000 pesos a la campaña.

Gabriel Brito. Era dueño de la farmacéutica Global Pharmacy, que sumó 310.000 pesos.

Solange Bellone. Es la viuda de Sebastián Forza, quien fuera dueño de Seacamp y fue asesinado en el llamado triple crimen de General Rodríguez. La droguería aportó 200.000 pesos.

Hernán Diez. Era otro de los responsables políticos de la campaña electoral. Fue el único de los investigados por el juez Lijo que quedó desligado de la maniobra de lavado.

Fuente:lanacion.com.ar

E.C

Compartir

Comentarios