El médico disertará hoy en Concepción. Lo acusan de "retrógrado, machista y medieval".

Hoy Albel Albino disertará sobre “Los cinco pasos para tener un gran país”. Presentará, además, su último libro: “Así se combate la desnutrición”, en Concepción. A propósito de esta visita, una agrupación de estudiantes de Derecho lo denunció ante el INADI por algunas de sus frases más polémicas. A continuación, sus argumentos. 

En vísperas del “Día Internacional del Orgullo LGBT”, repudiamos enérgicamente la visita de Abel Albino a nuestra provincia. Es lamentable que este personaje retrógrado, machista y medieval pretenda hablar de la salud pública cuando, de verdad, usufructúa su status profesional de médico, para jerarquizar una retórica avasallante sobre los derechos esenciales de mujeres, niños y miembros de la comunidad LGBT, es decir, contra grupos humanos vulnerables.

Albino no fue designado ministro de Salud de la Nación, justamente por el rechazo generalizado de la sociedad que generaron sus graves dichos homofóbicos (publicados en medios de gran circulación en noviembre del año pasado): "La homosexualidad es un problema. Es multicausal. No hay una sola causa, por eso se analiza tanto. No la considero una enfermedad. Pero más de una vez fue una violación dentro de la familia lo que provocó eso". Por tal motivo, en Tucumán se lo denunció en el INADI. También dijo: "Veo a esas niñas con las uñas pintadas y peinados de peluquería con 8 años, ¿saben por qué? Porque las violan de noche".

Asimismo, no es verdad que Abel Albino lucha contra la desnutrición infantil: no responsabiliza al Estado por la ausencia de condiciones socio-económicas favorables a la planificación familiar, sino que culpa a los propios padres pobres del abandono de sus hijos, estigmatizando doblemente al pueblo que vive en la miseria. Una vergüenza que Macri lo haya premiado con $100 millones de pesos a su fundación, sin ningún control de auditorías.

 

MS

Compartir

Comentarios