francés
La encíclica “Laudato Si” quedó en el 9º lugar entre los títulos más citados por personalidades políticas y empresariales de Francia, en una encuesta sobre “los libros que inspiran a los que toman decisiones”

El diario financiero Les Echos –de orientación liberal- entrevistó a unos 200 líderes del ámbito político y económico de Francia para saber cuáles son sus textos de cabecera. "En un mundo inestable, imprevisible y complejo, ¿qué libros pueden ayudarnos a comprender y a actuar?", fue la pregunta formulada a estos representantes de la elite francesa, entre los que se encontraban altos funcionarios (como el ministro de Economía, Emmanuel Macron), legisladores, CEOs e intelectuales.

Entre la veintena de títulos más citados (ver la lista al pie de esta nota) aparecen, desde clásicos –como El arte de la guerra de SunTzu o los Ensayos de Montaigne- hasta obras de actualidad (sobre la revolución informática y sus consecuencias en la organización de los negocios, la economía, la última crisis financiera, etc.), pasando por reediciones de autores consagrados (Primo Levy, Stefan Zweig), libros de historia o biografías de emprendedores.

 “Un Papa argentino critica vigorosamente el sistema económico actual y es uno de los autores más citados por el establishment francés. ¡Quién lo hubiera creído!”


Pero la sorpresa fue la presencia de la encíclica papal Laudato Si entre estos libros, que los encuestados declaran leer porque los inspiran al momento de tomar decisiones.

A propósito de la inclusión de Jorge Bergoglio en esta lista, Les Echos dice: "Un Papa argentino de 79 años critica vigorosamente el sistema económico actual y resulta ser uno de los autores más citados por el establishment francés. ¡Quién lo hubiera creído! Es en particular la encíclica Laudato Si (Alabado seas), redactada en 2015, la que ha marcado los espíritus. Un texto de 192 páginas en el cual el Papa llama a salvaguardar nuestra 'casa común'. Fustiga nuestro modelo económico y social basado en el consumismo a ultranza, nuestra 'cultura del descarte'. Habla de la deuda ecológica que el Norte tiene con el Sur, de la falta de acceso al agua potable, de la pérdida de biodiversidad. Y evoca incluso la idea de 'cierto de-crecimiento'. El cardenal Bergoglio no es economista, no cita cifras, no apoya nunca sus análisis en teorías. Todo viene de su experiencia de pastor en Buenos Aires, en contacto con los pobres. ¿Su deseo? Instaurar una 'ecología humana', escuchar 'tanto los gritos de la tierra como los de los hombres'. Laudato Si tuvo una repercusión especial en vísperas de la conferencia de París sobre el clima. (…) Otros textos citados del Papa Francisco son El nombre de Dios es misericordia y La alegría del Evangelio [N.de la R: Evangeli Gaudium, la primera encíclica de Bergoglio]".

 La encíclica papal es recomendada por el CEO de Saint-Gobain y por una ex Ministra de Ecología

La “Laudato Si” entre los libros que más inspiran a los líderes franceses
Laudato Si es recomendada por ejemplo por Pierre-André de Chalendar (CEO de la multinacional Saint-Gobain, especializada en ingeniería de materiales) y por la diputada Nathalie Kosciusko-Morizet, ex ministra de Ecología, Desarrollo Sustentable, Transporte y Vivienda.

Si bien la inclusión de textos de Jorge Bergoglio puede sorprender a primera vista, dos tradiciones francesas tienden a explicarlo: la vigencia del catolicismo francés, por un lado –muy fructífero en especial en el plano de las ideas-, y por el otro la fuerza que ha tenido en ese país la idea de un capitalismo social, en contraposición a otro, considerado más "salvaje". Baste recordar el ya clásico ensayo de Michel Albert, Capitalismo contra capitalismo, que postula la existencia de un modelo "renano" o de una "economía social de mercado", opuesta al ultra-liberalismo, pero respetuosa de los mecanismos de mercado, que sería la de países como Francia y Alemania.

 La lista refleja inquietudes ante el cambio económico, la mutación informática, la desigualdad creciente; inquietudes compensadas con una pequeña inyección de fe… (Alain Minc)


En cuanto a los resultados de la encuesta considerados más en general, el filósofo Alain Minc comenta que los considera "tranquilizadores", porque demuestran que la clase dirigente francesa "sigue leyendo, y lee incluso mucho". "Hay ahí, sin duda, una excepción francesa", afirma orgulloso.

"En resumen, creo que (la lista de obras citadas) refleja las inquietudes frente al cambio de modelo económico, la mutación informática, al ascenso de la desigualdad; inquietudes compensadas con una pequeña inyección de fe…", concluye Minc.

Para Les Echos, los interrogantes del establishment en 2016 "son más variados y existenciales (que en encuestas de años anteriores): remiten a las tensiones geopolíticas, a la amenaza terrorista, a la revolución digital que sacude tantos modelos de negocios y costumbres, a la crisis de nuestro modelo democrático, al aumento de las desigualdades… otros tantos trastornos que dan a los empresarios y a los políticos la sensación de navegar en la bruma".

Pues bien, una de las brújulas que han encontrado lleva la firma del Papa argentino, Jorge Mario Bergoglio.

Los 19 títulos más citados en la encuesta de Les Echos

2. De zéro à un. Comment construire le futur (De cero a uno. Cómo construir el futuro), de Peter Thiel. No sorprende la inclusión de este libro, bestseller en EEUU, ya que su autor es uno de los creadores de Paypal, con sobradas credenciales para escribir esta oda a la tecnología, en la cual sacude el tablero contradiciendo algunas reglas y principios muy difundidos, a la vez que comparte su experiencia empresarial.

3. Le Deuxième âge de la machine : travail et prospérité à l'heure de la révolution technologique  (La segunda edad de la máquina : trabajo y prosperidad a la hora de la revolución tecnológica), de Erik Brynjolfsson y Andres McAfee. Un libro optimista sobre todos los beneficios que traerá la tecnología, desde el corazón de la tercera revolución industrial, Silicon Valley.

4. Sapiens. Une brève histoire de l'humanité (Sapiens. Una breve historia de la Humanidad), de Yuval Noah Harari. Ambiciosa visión de conjunto de la evolución humana desde la Edad de Piedra hasta nuestros días, en torno al argumento de que el homo sapiens es la especie dominante por su capacidad para cooperar con sus pares, a partir de creer en cosas que sólo existen en su imaginación (dioses, naciones, dinero o derechos humanos). Por lo tanto, los grandes sistemas de cooperación (religiones, estructuras políticas, redes de trabajo, instituciones legales) creados a partir de esas creencias son ficciones.

5. El arte de la guerra, de Sun Tzu (un clásico chino del siglo VI a. C.). Primer tratado conocido de estrategia militar de la historia, basado en principios de la filosofía china antigua. Ganar o perder una guerra no es resultado del azar, ni de la intervención divina, sino una cuestión de método y estrategia. Buenos principios estratégicos llevan a la victoria.

6. La nouvelle société du coût marginal zéro (La nueva sociedad del costo marginal cero), de Jeremy Rifkin. Tras predecir el fin del trabajo y la tercera revolución industrial, Rifkin anuncia el advenimiento de una nueva era, la de la economía colaborativa, de la mano de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, que generarán un nuevo sistema de procucción y consumo, basado en el compartir.

7. Exponential organisations. Why new organizations are ten times better, faster, and cheaper than yours (and what to do about it)(Organizaciones exponenciales. Por qué las nuevas empresas son diez veces mejores, más rápidas y menos caras que la suya. Y qué hacer al respecto), de Salim Ismail. Amazon, Netflix, Uber, Airbnb,  Google, Instagram o Waze son ejemplos de empresas exponenciales, es decir, que han sabido sacar ventaja de las nuevas reglas de juego del mercado, explotando la aceleración del efecto red para crear modelos disruptivos. Modelos que no dejan de causar inquietud –miedo a la uberización- en los sectores que aún no han entrado de lleno en la digitalización.

8. Le monde d'hier (El mundo de ayer), de Stefan Zweig. Una suerte de testamento, entregado por Zweig al editor dos días antes de su suicidio, en 1942, y en el que habla del "formidable desperdicio de 1914". El filósofo Pascal Bruckner lo recomienda para "meditar en momentos en que nuevos fanatismos se perfilan y amenazan nuestra civilización".

9. Laudato Sii, Carta encíclica del Papa Francisco (2015)

10. Comprendre le malheur français (Comprender la desgracia francesa), de Marcel Gauchet. La tesis del autor –que tiene sus detractores- es que Francia ya no es más una gran potencia, ha perdido su capacidad de influir en el rumbo del mundo, porque fracasó en su ingreso a la mundialización y ello se debe en buena medida a su elite política, económica e intelectual.

11. Elon Musk. L'homme qui va changer le monde (El hombre que va a cambiar el mundo), de Ashlee Vance. La biografía de una "bestia" de Silicon Valley, un innovador, co-creador de Tesla y Paypal, entre otros.

12. Le sens de la République (El sentido de la República), de Patrick Weil. El autor es un historiador que aborda temas candentes como la inmigración, la identidad nacional, la laicidad, la religión y el racismo, entre otros.

13. Si c'est un homme (Si esto es un hombre), de Primo Levi. Reedición de un libro de 1947, uno de los primeros testimonios sobre los campos de concentración. El autor fue arrestado en 1944 y deportado a Auschwitz, donde permaneció hasta enero de 1945.

14. La casse du siècle : plongée au cœur de la crise financière financiera(La destrucción del siglo: inmersión en el corazón de la crisis financiera), de Michael Lewis. La crisis que sacudió a Estados Unidos en 2008 había sido anticipada: algunos callaron, por temor o esperando estar equivocados; otros intentaron perforar el muro de silencio, en vano, mientras que un puñado de outsiders sacó provecho de la ceguera de los demás.

15. La fin de l'homme rouge (El fin del Homo Sovieticus), de Svetlana Alexiev. Se trata del libro más reciente de la premio Nobel de Literatura 2015. El título, elocuente, se basta a sí mismo.

16. Les Essais (Ensayos), de Michel de Montaigne. Clásico del siglo XVI, en el que el autor, viajero, diplomático y soldado, imagina que explora el país más cercano y misterioso, es decir, a sí mismo, en búsqueda del secreto de la condición humana.

17. Quai d'Orsay (Muelle de Orsay –N.de la R: así llaman los franceses a su cancillería, por el nombre de la calle donde está situado el ministerio de Relaciones Exteriores, a orillas del Sena), de Christophe Blain y Abel Lanzac. Lo llamativo de este libro es que se trata de una historieta (para adultos, desde luego), género del que los franceses son grandes consumidores. El personaje central es un joven, Arthur Vlaminck, contratado como encargado de "lenguaje" del ministro. Una sátira sobre el ambiente que se vive en los entornos de estos funcionarios: el estrés, la ambición, las traiciones…

18. Propos d'O.L. Barenton, confiseur (Palabra de O.L.Barenton, confitero), de Auguste Detoeuf. Otro título curioso. Se trata de las reflexiones y dudas de un industrial que debe reconvertirse a la fabricación de golosinas al concluir la Primera Guerra Mundial.

19.Les Somnambules (Los sonámbulos), de Christopher Clark. Otra obra sobre la Primera Guerra Mundial -recordemos que se cumplen cien años de su comienzo-. Descripción minuciosa de los acontecimientos que llevaron al estallido de aquella conflagración, desde la perspectiva de cada cancillería europea.

G.I

Compartir

Comentarios