La factura rondaba los 200 pesos. No conocían a la mujer.

Córdoba. El tarifazo trae múltiples coletazos. En este caso, despertó la solidaridad de dos empleadas de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec) que trabajan en la caja de la compañía en Pilar, una localidad 50 kilómetros al sudeste de la capital provincial. Pagaron la factura de una anciana que lloraba por temor al corte de servicio.

LA NACION confirmó que Carolina tiene 20 años y hace menos de un año que trabaja en la empresa; Lucila tiene algo más de 30 años y más antigüedad en la Epec, unos diez años. Ellas fueron las que decidieron hacer una "vaquita" y hacerse cargo de la factura.

La desesperación de la mujer de unos 80 años era no sólo por los problemas para afrontar los cerca de 200 pesos de la factura sino que ya estaba informada de que, en caso de corte, el costo de la reconexión del servicio era más alto y complicado de pagar.

Aunque Pilar es una ciudad relativamente chica, Carolina no conocía a la clienta porque ella vive con su familia en Río Segundo. Según coincidieron algunas fuentes, era la primera vez que la veía.

La suba de la luz en Córdoba es menor a la registrada en la Ciudad de Buenos Aires, ya que desde hace años se viene pagando más. De todas maneras, en los últimos meses crecieron los reclamos de los usuarios.

En medio de la polémica por el freno judicial al tarifazo en todo el país, desde el Ente Regulador de Servicios Públicos (Ersep) ratificaron que la boleta en Córdoba debe pagarse. El presidente de Epec, Jorge González, indicó que no recibieron ninguna comunicación ni de la justicia ni de Cammesa y que la actualización tarifaria sigue en pie.

Compartir

Comentarios