El titular de la ONG que limpiaba el Riachuelo y denunció el hecho se retractó ante la Justicia y afirmó que sus dichos fueron malinterpretados.

El presidente de la ONG COLCIC, que está a cargo de la limpieza del Riachuelo, negó hoy ante la Justicia haber encontrado en un arroyo de Quilmes ocho cadáveres en lo que va del año y dijo que sus declaraciones a los medios de prensa fueron malinterpretadas y que se trató de "un exabrupto".

La presunta aparición de los cadáveres en el arroyo fue denunciada en una nota periodística por Ceferino García, titular de la ONG COLCIC, quien afirmó que en lo que va del año aparecieron ocho cuerpos. Según lo dicho por García, los dos primeros aparecieron en San Francisco Solano en febrero y marzo, en junio hubo otro y el resto entre julio y agosto.

“Si bien no es nuestra función esto, queremos alertar a la población y las autoridades sobre la situación que se está atravesando en esta zona, donde hay un estado ausente, no sólo de esta administración sino de vieja data”, dijo García en declaraciones a una radio local.

Pero en su declaración ante la Justicia, el titular de la ONG se retractó y afirmó que sus declaraciones fueron malinterpretadas y que se trató de un "exabrupto".

La Municipalidad de Quilmes aclaró ayer que de los ocho cadáveres supuestamente descubiertos por la ONG, sólo dos habían sido debidamente denunciados y judicializados. El municipio indicó que desde que por la prensa se enteró del presunto hallazgo de esos ocho cadáveres denunciado por COLCIC, comenzaron a gestionar “los encuentros necesarios para obtener información precisa”.

“De ella surge que, efectivamente, durante el mes de mayo se halló un cuerpo en esas aguas, producto de un hecho delictivo que la Justicia ya reveló. A posteriori hubo un segundo hallazgo de similares características, debidamente intervenido por las fuerzas de seguridad y la Justicia”, señalaba el comunicado.

La municipalidad afirmó que “esa es toda la información oficial con que se cuenta” y luego agregó que la ONG no aportó "ni a los actores institucionales a quienes les corresponde intervenir, las fotografías con las que dice contar -y cuya existencia no negamos ni afirmamos por no haber podido obtenerlas de su parte-, ni las denuncias que dice haber formulado".

Compartir

Comentarios