Un estudio del Instituto Nacional de Salud, de EEUU, reveló que las mujeres con náuseas matinales al comienzo del embarazo son menos propensas a sufrir un aborto espontáneo.

Las primeras semanas del embarazo están envueltas en las ilusiones, en abrazos y felicitaciones. La alegría puede ser inmensa y, si todo está en orden, solo hay un síntoma que produce malestar en las mujeres: las náuseas matinales.

Si bien pueden existir múltiples razones de su aparición y resulta muy común, un nuevo estudio determinó que esta sensación podría ser un buen indicio para los nueves meses por venir.

La doctora Stefanie Hinkle lideró una investigación junto a otros especialistas del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, de Estados Unidos, para indagar en si existía algún efecto -positivo o negativo- de la aparición de los mareos y vómitos.

Así, estudiaron a un grupo de mujeres que ya habían experimentado al menos un aborto involuntario y estaban activamente tratando de quedar embarazada. Casi 800 de ellas lo lograron y los científicos siguieron la evolución de sus bebés durante 36 semanas. Una cuarta parte de esos nuevos embarazos no llegó a término.

    View image on Twitter
 

Cuando Hinkle y su equipo analizaron los informes diarios sobre las náuseas y los vómitos, descubrieron que las mujeres que reportaron estos episodios eran menos propensas a sufrir un aborto en la octava semana en comparación con aquellas no tuvieron síntomas.

"Nuestra hipótesis es que existe un vínculo biológico más directo entre las náuseas, los vómitos y la pérdida del embarazo, aunque nuestros datos no se informan exactamente de qué se trata", explicó Hinkle a la revista Times.

"Cuando aparecen estos síntomas durante el primer embarazo es un momento difícil. A nadie le gusta sentirse enferma y agotada. El estudio es un aliciente, debería proporcionar algo de consuelo y tranquilidad a las mujeres que experimentan estos síntomas ya que están viviendo un embarazo saludable", agregó Hinkle.

El estudio, publicado en la prestigiosa Archives of Internal Medicine, no fue diseñado para determinar la causa y el efecto.

"Es importante aclarar que si una mujer está esperando y no experimenta náuseas, eso no quiere decir que tendrá un aborto espontáneo. Cada embarazo es diferente, y estos síntomas varían considerablemente de una mujer a otra, e incluso de un embarazo a otro de la misma mujer", finalizó Hinkle.

Compartir

Comentarios