Los números oficiales indican que ambos sectores cayeron y mantienen un declive pronunciado.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) dio a conocer los datos finales de agosto y las cifras son elocuentes: la recesión llegó para quedarse.

Según las cifras del ente oficial, la industria cayó el 5,7% durante agosto y acumula un retroceso de siete meses consecutivos. En tanto, la construcción retrocedió 3,7% y acumula una baja del 12,8 por ciento en doce meses.

Según los datos del Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), que incluye desde la gestión Macri en su cálculo insumos basados en el consumo aparente, el sector acumuló en ocho meses un derrumbe del 12,8% con respecto a igual período del 2015.

Compartir

Comentarios