Rodrigo Duterte está en la mira de los organismos de Derechos Humanos por sus políticas antidrogas, que le costaron la vida a 3.500 personas desde que asumió, el 30 de junio.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, se comparó Adolf Hitler y dijo que le gustaría matar tres millones de drogadictos, en el marco de la "guerra total" contra las drogas.

"Hitler masacró a tres millones de judíos. Ahora hay aquí tres millones de adictos. Me gustaría masacrarlos a todos", declaró el jefe de Estado filipino, según difundió su propio equipo de prensa.

"Si Alemania tenía a Hitler, Filipinas tendrá mis víctimas, que querría que fueran todos los criminales para acabar con el problema de este país y salvar a la próxima generación de la perdición", afirmó Duterte, quien desde su asunción en junio pasado, cosechó severas críticas de organismos internacionales y de defensa de los Derechos Humanos a raíz de la política oficial antidrogas.

"Hitler masacró a tres millones de judíos. Ahora hay aquí tres millones de adictos. Me gustaría masacrarlos a todos"

Según cifras oficiales, su política dejó más de 3.500 muertos. Y esta oportunidad también cuestionó a Estados Unidos y la Unión Europea, a quienes les adjudicó una posición hipócrita entre las críticas a la violación de Derechos Humanos en Filipinas y la respuesta a la crisis de los refugiados sirios.

Tras las declaraciones del presidente filipino, el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán le trasladó una protesta formal a la embajadora de Filipinas en Berlín.

"Toda comparación con las atrocidades del Holocausto está descartada", manifestó un portavoz del Ministerio alemán tras convocar a la embajadora para trasladarle la protesta y la preocupación de Berlín por el desarrollo de la política interna en Filipinas.

Fuente: Infonews.

Compartir

Comentarios