Una empresa japonesa presentó el prototipo de un televisor casi invisible.

Cuenta con un panel Oled fabricado en una malla fina incrustada en un panel de cristal, conectado a unos rieles que proporcionan energía. De esta forma, es adaptable a cualquier tamaño y cualquier lugar.

La idea es que pueda confundirse con el resto del mobiliario de la casa y que ocupe el mínimo espacio. Mientras el televisor esté apagado, se asemejará a una ventana o un cristal.

Fuente  metrolibre.com/vida-y-cultura

 

Compartir

Comentarios