Las historias sirven para hacer más placentera la espera. Cada máquina tiene relatos de varios géneros y permite elegir entre 1,3 o 5 minutos de lectura.

Una nueva iniciativa en Francia ayuda a promover la lectura, justo en esos momentos muertos como son las esperas del tren. Los Distribuidores de Historias Cortas debutaron en la ciudad de Grenoble y ya se encuentran en 70 estaciones de todo el país. A través de máquinas expendedoras distribuyen relatos breves de diversos géneros entre los pasajeros. 

El procedimiento es fácil. Cada máquina consta de tres botones que permiten elegir cuentos de 1,3 o 5 minutos, de acuerdo al tiempo de espera de cada usuario. Haciendo un simple click aparece una tira de papel -como un ticket- con el relato de un autor, que forma parte del staff de escritores de la editorial Short Édition.  

Ya se han distribuido más de 240 mil historias entre los pasajeros de estaciones como Lille, Nancy, Brive-la-Gaillarde, Perpignan y Périgueux. La experiencia sólo se replicó fuera de Francia en San Francisco, donde el director de cine Francis Ford Coppola hizo instalar una en su local Cafe Zoetrope.

Compartir

Comentarios