Salmerón abrió la cuenta de cabeza y puso el 1-0. En el final del partido Acosta cambió un penal por gol y estableció el 1-1 final.

El "Santo" igualó sobre el final del partido y apareció el alivio que necesitaba el equipo de Diego Cagna para un partido importante. 

Ferro acertó en la primera que tuvo con un cabezazo del eterno goleador "Pupi" Salmerón para marcar el 1-0. Sumado a esto, el equipo "Santo" no contaba con buenas ideas como para cambiar la historia del cotejo.

En la segunda mitad, Cagna metió mano en el equipo y comenzó a mejorar el rendimiento de su equipo. 

De hecho, el empate llegó en la última jugada del partido, con el tiempo cumplido. Leonardo Acosta, que ingresó desde el banco, tuvo la responsabilidad de pararse y acertó desde los 12 pasos con un tiro sobre la derecha, que se coló ajustadísimo y salvó a San Martín de la derrota.

Sumar le sirve al equipo tucumano, y mucho. Pero San Martín no puede volver a descuidarse si su idea es volverse protagonista en un torneo que lo vio arrancar cruzado y que de a poco lo tiene escalando para olvidarse del descenso y animarse a soñar con llegar todavía más lejos.

Lo que sí pudo hacer el equipo de Cagna hoy fue frenar a un Ferro que, de haber mantenido la ventaja, habría sido líder del torneo.

Pero con el empate el "Verde" quedó segundo e Independiente Rivadavia aprovechó los resultados para adueñarse de la cima de un campeonato tan irregular y cambiante que por tal, anima a equipos como San Martín que aún no terminan de encontrar el mejor nivel.

Foto: La Gaceta.

Compartir

Comentarios