Por primera vez en la historia, el enorme "Almirante Kuznetsov", entró en acción de combate, con ataques masivos contra yihadistas, en Homs e Idleb.

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, anunció hoy el inicio de una "gran operación de ataques masivos contra el ISIS y del Frente de Conquista del Levante (antiguo Al Nusra) en las provincias sirias de Homs e Idleb", con la participación del portaaviones "Almirante Kuznetsov".

Por primera vez en la historia, el único portaaviones de la Armada rusa, el "Almirante Kuznetsov", ha entrado en acción de combate, informó Shoigu al presidente ruso, VladImir Putin, en una reunión celebrada en la ciudad rusa de Sochi, a orillas del mar Negro, según medios locales.

Otro buque ruso desplegado en aguas sirias del Mediterráneo, la fragata "Almirante Grigoróvich", atacó con misiles de crucero "Kalibr" objetivos terroristas en el país árabe.

En tanto, cazas-bombarderos que despegaron del portaaviones ruso en el mar Mediterráneo bombardearon posiciones de grupos yihadistas en Siria, anunció el martes el ministerio ruso de Defensa.

Mirá también: La mitad de rusos teme una Tercera Guerra Mundial por culpa del conflicto sirio

Junto con esta ofensiva, se redoblaron los ataques del régimen de Assad sobre la devastada zona rebelde de Aleppo, donde fueron atacados al menos tres hospitales.

Cuando Moscú movilizó su flota de guerra --con el Kuznetsov a la cabeza-- hacia las costas sirias, Europa criticó duramente esa iniciativa al considerar que el portaaviones sería usado para seguir bombardeando Aleppo, donde se desenvuelve una atroz crisis humanitaria. Cientos de miles de civiles están atrapados, entre los grupos rebeldes y el régimen en una trampa mortal, sin alimentos ni medicinas.

Según Moscú, el operativo del portaaviones ruso estuvo enfocado a otras regiones y no participó de los bombardeos contra Aleppo.

Los bombardeos sobre esta ciudad alcanzaron tres vecindarios, indicó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. No había información sobre víctimas en un primer momento.

Aviones de combate lanzaron misiles y varios helicópteros dejaron caer bombas de barril en el lado este de la ciudad más grande de Siria, indicó el activista Basaaa al-Halaby.

Rusia dijo a mediados de octubre que detendría los bombardeos para permitir la salida de rebeldes y civiles del este de Aleppo. Los rebeldes rechazaron aprovechar la oferta y Naciones Unidas no consiguió negociar la entrega de ayuda a la zona asediada.

Varios médicos y pacientes de tres hospitales situados en las zonas rebeldes del norte de Siria resultaron heridos en las últimas 24 horas debido a bombardeos, afirmó el martes el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El hospital de la localidad de Awijel, en el oeste de la provincia de Aleppo, fue bombardeado anoche, indicó el OSDH, que no pudo precisar si se trataba de aviones sirios o rusos.

Más temprano, los hospitales de Kafr Naha y Atareb habían sido alcanzados por bombas.

Una ambulancia quedó destruida por un bombardeo contra hospitales en la zona rural de Aleppo. / Reuters
Una ambulancia quedó destruida por un bombardeo contra hospitales en la zona rural de Aleppo. / Reuters
El hospital de Atareb fue bombardeado cinco veces y los ataques destruyeron salas de operación y la farmacia, dañaron ambulancias e hirieron a personal médico, indicó la fuente.

El OSDH no pudo dar hasta el momento una cifra exacta del número de heridos.

Las organizaciones de defensa de los derechos humanos acusan al gobierno sirio y a su aliado ruso de atacar deliberadamente a los hospitales en las zonas controladas por los rebeldes.

Los gobiernos de Siria y Rusia rechazan esas acusaciones.

Más de 300.000 personas murieron en Siria desde el estallido de la guerra civil, en enero de 2011.

Compartir

Comentarios