Había ocurrido en Barrancas de Belgrano en julio de 2014. Tras la condena, los padres de la víctima aseguraron que "ver al asesino con perpetua, es un alivio tremendo y una felicidad que se siente por la Justicia".

Los padres del ciclista Pablo Tonello, asesinado a balazos en julio de 2014 durante un robo en el barrio porteño de Belgrano, aseguraron sentir "alivio" y "felicidad" tras la condena a prisión perpetua del asesino.

 "Realmente es un alivio ver al asesino de tu hijo que esté con perpetua, es un alivio tremendo y una felicidad que se siente por la Justicia", dijo Nora, madre de la víctima, en la puerta de los tribunales de Lavalle 1171.
 
La mujer, además, se mostró indignada con que a Facundo Salas "le encontraron droga en su orina en los últimos estudios". "Lo peor es que no aprenda a mejorarse dentro de la cárcel, eso es tristísimo", indicó Nora, quien también se refirió a que la pérdida de un hijo es como "estar lisiado". 
 
Según la madre de la víctima, tras el crimen de su hijo fue como encontrarse "con una pierna menos" y tuvo que "aprender a manejar la pierna sola". "Es como andar rengo, nos falta un miembro de la familia, un hijo que vos criaste con tanto esmero", señaló la mujer. 
 
En tanto, Eduardo Tonello, aclaró no se siente "contento" pero sí "aliviado" por haber contrarrestado "el trabajo de la defensa que puso en duda todo lo que se vino elaborando". 
 
"Somos la minoría del país los que logramos llegar hasta esta instancia (de condena) y realmente por lograr una perpetua debemos estar en una recontra minoría", destacó.
 
El hombre afirmó que impulsarán "cambios en las leyes" para que otros familiares de víctimas tengan "un abogado igual que el victimario". 
 
"Quien mató a nuestro hijo tuvo un abogado de la hora cero, nosotros participamos en todo este proceso como público y queremos que esta persona quede detenida para que no le pase a otro y a los que les pasa que tengan las mismas condiciones de igualdad, de tener un abogado igual que el victimario", sostuvo. 
 
Eduardo resaltó lo "fundamental" que fue el apoyo de los familiares de víctimas al "no tener representación legal" y les agradeció por su asistencia. 
 
"El dolor nuestro es perpetuo y la única forma de canalizarlo es tratando de ayudar a otros", dijo el padre, quien concluyó entre lagrimas: "De Pablo tengo el mejor de los recuerdos, Dios me lo regaló veintisiete años".

Compartir

Comentarios