Tras el increíble partido que ganaba por dos goles y terminó en empate ante Independiente Rivadavia, el capitán "Santo" aseguró que deben corregir errores.

Hay empates y empates dentro del fútbol. Están esos que se sacan de la galera, cuando la derrota parece ya cosa juzgada (San Martín lo vivió en carne propia en Caballito, contra Ferro, cuando empató 1-1en el último segundo del partido con penal facturado por Leonardo Acosta). 

Y por otro lado están los que, como el domingo en Mendoza, se sufren como una llaga, cuando el triunfo parecía realidad.

Por eso, el plantel "Santo" dejó el estadio mendocino envuelto en furia por ese 2-2 que dejó un sabor amargo. "Nos dio bronca e impotencia porque cuando estábamos 2-0, tuvimos muchas chances para aumentar la diferencia. Sentimos que perdimos dos puntos, por más que hayamos sumado uno de visitante", explicó sus sensaciones Diego Bucci.

GP.

Compartir

Comentarios