Representantes del sindicalismo apuntaron contra el Ejecutivo, los gobernadores y la oposición por el tratamiento "desprolijo" de la reforma; "Esto no es político, no queremos tributar más", avisó Maturano


Antes de las reuniones clave con el Gobierno por la reforma de Ganancias, los gremios apuntaron contra el Ejecutivo, los gobernadores y la oposición por el tratamiento "desprolijo" de los cambios en el impuesto. Los representantes del sindicalismo, que activaron una serie de paros de transporte que afectan a miles de usuarios de colectivos, trenes, subtes y aviones, advirtieron que habrá "más protestas" si no se llega a un acuerdo por Ganancias antes de fin de año.

El titular de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) e integrante del triunvirato que conduce la CGT, Juan Carlos Schmid , responsabilizó al gobierno nacional, a todas las fuerzas políticas presentes en el Congreso y a los gobernadores por la falta de avances en la reforma. 

"La responsabilidad no es sólo del Poder Ejecutivo sino que, también hay mucha falta de compromiso del Congreso de la Nación y de los gobernadores. Todo el mundo se rasca para adentro. Parece que el único que tiene que sostener la fiscalidad es el trabajador privado", aseveró. Y agregó: "Hay muchos que se hacen los distraídos como perro que tumbó la olla".

Schmid cuestionó al oficialismo y a la oposición por el tratamiento de la reforma del impuesto a las Ganancias: "Fue por lo menos desprolijo, por no decir otra cosa". "Todo el mundo ha pateado este tema para adelante", indicó el titular de la CATT durante entrevistas con radio La Red, América 24 y radio Nacional.

Críticas al kirchnerismo y gobernadores

Por su parte, el secretario general de La Fraternidad, Omar Maturano, negó que el paro del transporte sea una medida desestabilizadora y recordó que hace "cuatro años" que vienen reclamando por cambios en el tributo.

"El ex ministro de Economía no nos escuchaba y hay que decir la verdad, se cagaban en los trabajadores", dijo sobre Axel Kicillof en un reportaje con Radio Mitre. "Esto no es político, los trabajadores de transporte no queremos tributar más. Un conductor de trenes de 30 años tributa 9800 pesos por mes, o sea que por año pierde su aguinaldo completo, hasta pierde sus vacaciones, una conquista que costó conseguir", apuntó.

Respecto de los cambios en Ganancias que exigen los gremios del transporte, Maturano dijo que rechazan tanto la iniciativa opositora, que fue aprobada en la Cámara de Diputados, como la impulsada por el Gobierno. "El proyecto de Ganancias debe salir con las modificaciones de la cuarta categoría y que contemple lo que estamos solicitando los trabajadores del transporte, que no tribute las horas extras, cuando estamos obligados a trabajarlas, que no tributen los viáticos y tampoco los feriados, que también nos obligan a trabajar", resaltó.

En ese marco, Maturano arremetió contra los gobernadores, que alertaron sobre el impacto fiscal que tendría en las provincias el proyecto opositor. "El gobierno anterior no nos escuchaba. Este sí. Nos escuchan Guillermo Dietrich y Jorge Triaca, pero no pasa por la decisión de ellos sino por la resolución de los gobernadores, que no quieren quedarse sin este dinero porque dicen que la obra pública la deben hacer con eso, que los salarios los deben pagar con esa plata", señaló.

Según el gremialista, "no se puede querer hacer obras públicas con la plata de los trabajadores porque hay muchos que no tienen vivienda propia". "Nos obligan a hacer horas extras, a trabajar los feriados, nos pagan el 100% y después nos descuentan impuesto a las Ganancias", se quejó.

En un reportaje con radio La Red, el líder del gremio de los maquinistas advirtió que en caso de que no haya respuestas al reclamo, seguirán "haciendo protestas".

La negociación final

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca intentará hoy convencer a los referentes de la CGT unificada de aceptar condiciones diferentes a las del proyecto aprobado en la Cámara de Diputados, que los senadores del PJ amenazan con convertir en ley pasado mañana si no se alcanza un acuerdo de consenso con la Casa Rosada.

"Hay buena predisposición, estamos avanzando", dijo Triaca ayer a LA NACION. Según anticipó este medio en su edición de hoy, el Gobierno acordaría con la CGT una suba del mínimo no imponible a una cifra que llegaría a los $ 38.000 para los casados con dos hijos.

G.I

Compartir

Comentarios