Ocurrió en Santiago del Estero.

Los cuatro participaban de una fiesta en la casa de la víctima, estudiante universitaria, quien ebria se acostó a dormir.

Dramática escena descubrió un joven albañil quien regresó a su casa -en un popular barrio de la ciudad de La Banda y encontró a su primo y a un amigo del fútbol, mientras abusaban de su esposa -una estudiante universitaria-, quien se había dormido en avanzado estado de ebriedad. El confuso episodio se produjo el pasado domingo en el interior de una casa, donde la víctima, su esposo, los acusados y otros amigos participaban de una fiesta. 

Allí compartían una cena e ingerían bebidas alcohólicas. Cerca de las 6.30 de la mañana, el dueño de casa les pidió a sus compañeros comensales que se retirasen. Ante el pedido del albañil (32) varios de los visitantes partieron, no así su primo (16) y un compañero de fútbol -apodado "Pantera" de 21 años- quienes continuaban consumiendo alcohol. 

Sin imaginar lo que iba a suceder, el dueño de casa salió rumbo a su trabajo, mientras que su esposa se encontraba acostada en la habitación. Cerca de las 14.30, el esposo de la universitaria regresó a la vivienda -en compañía de sus hijas, quienes habían pasado la noche en la casa de su abuela- y al ver la puerta abierta les pidió a las menores que aguardaran en la vereda. 

Cuando ingresó se dio con el lamentable episodio. Su primo se encontraba en la puerta que une la cocina con la habitación, mientras que "Pantera" estaba junto a su esposa, acomodándose las prendas de vestir inferiores. Allí el albañil gritó a los acusados qué hacían en la casa, éstos al verse descubiertos huyeron rápidamente. Al acercase a su esposa advirtió que estaba dormida y sin su ropa interior. Rápidamente logró despertarla y ella sostuvo que no recordaba nada, pero que se sentía "sucia", por lo que ingresó a bañarse. Con más lucidez, cuando su esposo le manifestó lo sucedido, la mujer indicó que no recordaba nada. 

Según se supo, la víctima indicaba que sólo tenía algunas vagas imágenes en su cabeza en las que advertía que los acusados estaban dentro del dormitorio. Más tarde recordó que "Pantera" estuvo encima de ella y la tomó por el cuello. La Dra. Alicia Falcione, representante de la Unidad de Abusos Sexuales, enterada de la denuncia ordenó que la víctima fuese examinada por el médico de Sanidad. Además que se secuestraron los teléfonos celulares en los que existen conversaciones sobre lo sucedido en el interior de la vivienda.

Fuente El Liberal

Compartir

Comentarios