Los teléfonos actúan como imán.

Este año también se disparó la cantidad de argentinos que volvieron a veranear en Florianópolis. Allí también buscan tecnología y electrónicos.

Con la vuelta masiva de los argentinos explotó el verano en Florianópolis, en el sur de Brasil. La ola de turistas de nuestro país trajo aparejado un boom de compras, especialmente de smartphones y computadoras portátiles, que se consiguen a precios más baratos que en el país. La combinación de dólar planchado e inflación en la Argentina explican la tendencia creciente de comprar tecnología en el exterior a valores muy tentadores.

Desde la Secretaría de Estado de Turismo y Embratur, estimaron que por las playas de Santa Catarina pasarán este verano 1.400.000 argentinos, un 25% más que en la temporada pasada y el doble que en 2013.

En la tienda Koerich, uno de los minoristas más tradicionales de Florianópolis, dijeron que los compradores argentinos abonan en efectivo o con tarjeta de crédito, pero en un solo pago. “Los clientes argentinos buscan productos de valor añadido, lo que aumenta las compras promedio”, explicó Adilson Toll, director de marketing de la firma.

En lo que va de la temporada, las compras de los argentinos crecieron el 17% respecto del verano pasado. El incremento es 5% superior al que habían proyectado en la empresa.

Los turistas criollos buscan preferentemente smartphones, tabletas, consolas de juegos y notebooks de última generación. Y los que se alojan en casas también adquieren pequeños electrodomésticos que usarán durante la estadía y luego los traerán al país.

En Florianópolis, una Play Station 4 se consigue a 1.500 reales (7.680 pesos) mientras que en Argentina se comercializa a 12.500 pesos; un celular Moto G de cuarta generación, se consigue a 4.200 pesos, casi la mitad de lo que cotiza en una tienda de nuestro país

En Brasil estiman que durante la temporada, los turistas argentinos gastarán 6.000 millones de reales, con un consumo per cápita de 840 dólares.

En el aeropuerto Hercilio Luz, en Florianópolis, esperan esta temporada estival el arribo de 666 vuelos chárter desde la Argentina, Paraguay, Uruguay y Chile, un 67% más que en la misma temporada de 2016.

Otra “meca” de los turistas argentinos son las ciudades paraguayas de Encarnación -frente a Posadas- y Ciudad del Este, a pocos kilómetros de las Cataratas. Allí desembarcan quienes eligieron pasar sus vacaciones en Misiones. Y cruzan el puente internacional “San Roque González de Santa Cruz” en busca de tecnología (celulares, GPS, cámaras fotográficas) y prendas de vestir de marcas internacionales, pero también neumáticos para los automóviles y equipamiento que en Argentina cotizan por las nubes.

Y si se trata de eludir el pago de los aranceles aduaneros, las mismas casas comerciales de Encarnación ofrecen por unos pocos pesos extras un servicio de “paseros”. Se trata de personas que se encargan de realizar diariamente el cruce de las mercaderías para entregarlas a sus propietarios en un lugar previamente pactado.

Fuente Clarín

Compartir

Comentarios