Durante circunstancias que aún intentan determinarse, un médico agredió físicamente, hasta dejar ensangrentada, a una mujer, que terminó internada con múltiples moretones. Ambos tenían signos de haber consumido estupefacientes

Una joven sufrió ayer un brutal ataque, en el que recibió golpes en la parte superior de la cabeza y en el rostro, en un departamento ubicado en la zona porteña de Barrio Norte. Por el suceso fue detenido un médico anestesista que hace 20 días la había contratado para realizar tareas administrativas en una oficina que tenía en su vivienda.

El hecho se registró a las 7.30, cuando a raíz de un llamado al 911 una patrulla acudió al edificio, alertada por vecinos sobre los gritos de auxilio de la mujer.

Al llegar, la Policía subió al sexto piso, donde encontró, próxima al ascensor y desvanecida, a la joven, quien presentaba lesiones en el rostro y en el cuero cabelludo, por lo que fue trasladada al Hospital Rivadavia. Allí se identificó como María Torres (21) y contó que había sido golpea­da por el dueño del departamento, Gerardo Billiris (27).

Los efectivos ingresaron al inmueble y encontraron manchas de sangre, cocaína, marihuana y varias piedras blancas de una sustancia compactada que podría ser paco. El profesional fue arrestado y, según se supo, conocía a la víctima del ámbito laboral.

El padre de María aseguró que ella había sido contratada hace tres semanas por el imputado para realizar labores administrativas en una oficina que funcionaba en su domicilio. “Veía tres veces por semana al chacal y le pasaba planillas para que él pudiera facturar. Le pagaba 7.000 pesos y el 10% de lo que cobraba por eso que ella hacía”, relató. Además, graficó que la joven está “inflada” por los golpes, “con los ojos cerrados y los oídos lastimados”.

Los médicos que la revisaron determinaron que había ingerido drogas y alcohol y que presentaba golpes en la cabeza, el rostro y una herida cortante.

Fuente diariohoy.net

Compartir

Comentarios