El embajador argentino en Ecuador ironizó sobre el vuelo que le impidió a Atlético Tucumán aterrizar a tiempo en Quito para jugar con El Nacional.

El embajador argentino en Ecuador, Luis Juez, ironizó sobre el vuelo que le impidió a Atlético Tucumán aterrizar a tiempo en Quito para jugar con El Nacional por la Copa Libertadores, al graficar que el avión contratado "tenía menos papeles que el cartonero Báez".

El funcionario consideró que "lo lógico sería que el partido se disputara", aún fuera del plazo de 45 minutos que estipula el reglamento de la Conmebol como tolerancia en la espera a la presentación de un equipo en el estadio.

"Sería una locura que no entendieran que esto es un imponderable. Espero que dejen jugar a Atlético porque sus jugadores tenían una ilusión bárbara", enfatizó Juez en diálogo con La Oral Deportiva de Radio Rivadavia.

"La gente de Atlético no tiene nada que ver, esto es culpa de un empresario que no tiene los papeles en regla", refirió el embajador, y explicó que "estoy haciendo gestiones para que el equipo de El Nacional acepte la prorroga y se juegue el partido".

"El fútbol se juega once contra once y sería un acto de cobardía que los dirigentes de El Nacional no acepten la prorroga", completó Juez.

El embajador argentino en Ecuador tuvo un rol determinante para que Atlético Tucumán pudiera jugar el partido contra El Nacional, por la Copa Libertadores, pese a los problemas que tuvo el plantel para viajar desde Guayaquil hasta Quito.

"Hoy me van a querer cagar a trompadas. Ellos tenían ganado el partido en el escritorio y les mojamos la oreja y les ganamos. Voy a pedir un helicóptero para ir hoy a la Embajada", contó Juez en Arriba Argentinos por Canal Trece.

Luis Juez contó detalles desopilantes de la odisea de Atlético en Ecuador: "Cuando terminó el partido me abazaban a mí, y yo no jugué. La alegría que tenían esos tucumanos fue espectacular".

"Estuvieron dos horas arriba del avión. Me dijeron que no tenía papeles ni autorización. Por eso logramos que pudieran volar en LAN aunque sea un grupo de jugadores y cuerpo técnico, pero ya tenían la bodega cerrada por eso no tenían camisetas para jugar. Por suerte la gente de la AFA se portó muy bien y prestaron las camisetas del sub 20", destacó el embajador argentino.

Luego, Juez contó cómo fue el viaje desde el aeropuerto de Quito hasta el estadio Atahualpa: "No saben cómo venía ese micro, parecía Meteoro. Incluso, en el viaje al estadio se rompió el radiador y se paró dos veces. Y una vez en el estadio no arrancó más".

"Tuve una discusión terrible con el presidente de El Nacional, que es un militar. Ellos querían agarrarse del reglamento y pedir los puntos pero yo les decía ´juguemos al fútbol, es once contra once y el que hace el gol gana´", agregó.

"Yo entendí que no podía seguir el manual del correcto diplomático porque para Atlético Tucumán y el pueblo tucumano era un sueño, yo no les podía fallar. Los hinchas cantaron el himno argentino antes del partido y se me puso la piel de gallina, hice puchero como un maricón", siguió Juez con su relato lleno de anécdotas.

G.I

Compartir

Comentarios