Qué regalarle al ser amado es una de las preguntas más frecuentes; el cine ofrece algunas respuestas

Chocolates, cartas de amor, flores, cenas románticas o paseos por hermosos paisajes son los clásicos regalos que (casi) toda persona recibió alguna vez por el Día de los Enamorados . Sin embargo, a muchos San Valentín les parece una fecha comercial o, simplemente, se niegan a celebrar de forma convencional.

Dar o recibir un oso de peluche con un corazón rojo con la leyenda "Te Amo" no es para cualquiera, pero aún las personas más frías, intelectuales o con humor irónico se enamoran y para ellos pueden servir estas cinco ideas originales y de película.

1. Una canción

Regalar una canción es una gran idea y para ello no es necesario saber cantar o tocar un instrumento. ¡Alcanza con mandar el link de Youtube! Lo importante es saber elegir el tema como lo hace Jesse (Ethan Hawke) en Antes del Atardecer cuando Céline (Julie Delpy) le ofrece cantarle algo y le da tres opciones: una canción sobre su gato, una sobre su "ex-ex novio" o un vals. Él elige la última y le gusta tanto que hasta pide otra.

2. Un ramo de flores...o de zanahorias

Un ramo de flores escondido detrás de la espalda es una sorpresa, y ni hablar si el ramo es de zanahorias como en No strings attached (Amigos con Derecho), película protagonizada por Ashton Kutcher y Natalie Portman. Original e ideal para aquellos a quienes no les gustan los regalos convencionales (o son alérgicos a las flores).

3. Un par de aros

Los anillos son un clásico entre los enamorados pero no por eso un par de aros deja de ser una buena opción, sobre todo si los aros están hechos con bichos vivos como los que les regala Sam (Jared Gilman) a Suzy (Kara Hayward) en Moonrise Kingdom.

4. El "pensadero" de Dumbledore

Para los fanáticos de Harry Potter esta puede ser una gran idea: el "pensadero" de Dumbledore. Se le ocurrió a Matt Brocone, un estadounidense que quiso sorprender a su esposa con un regalo hecho por él mismo sobre la película favorita de ella.

El Pensieve (pensadero) como aparece en la obra de J. K. Rowling es una vasija en la que se pueden guardar y ver recuerdos. Brocone recreó la idea y puso en pequeñas botellas dentro de un cuenco frases sobre momentos que vivió con su mujer para que ella pueda tenerlos presentes siempre.

El "pensadero" que creó Matt Brocone

5. Una correspondencia muy especial

Atrás quedaron los años en los que los enamorados intercambiaban cartas de amor y, aunque revisar el buzón puede sonar vintage, nadie se negaría a hacerlo si supiera que lo va a encontrar lleno de golosinas como en la película Juno.

G.I

Compartir

Comentarios