Juan Insaurralde y Jonathan Silva fueron insultados por el entrenador Guillermo Barros Schelotto y les dijo que "no vuelvan nunca más". Los golpes continuaron en el vestuario. Video.

Insaurralde, que acabó con su remera destrozada, inició el intercambio de golpes y Silva llegó a responder antes de que Santiago Vergini y Federico Carrizo se interpusieran entre los dos para calmar la situación.

Al desatarse la pelea, Guillermo tiró al piso la carpeta en la que tomaba apuntes de la práctica y corrió hasta el lugar para reprender a los jugadores y determinar su inmediata expulsión, con ademanes de disgusto por el episodio que fue tomado por algunas cámaras de televisión.

Boca tenía previsto trabajar hoy a puertas cerradas pero en el trascurso de la jornada Barros Schelotto autorizó el ingreso de la prensa en los 20 minutos finales.

Insaurralde, que en 2011 también se había peleado con Jesús Méndez durante una práctica en La Bombonera, marchó al vestuario por uno de los pasillos contiguos a la cancha, acompañado del kinesiólogo Leandro Bechakian.

Por su parte, Silva fue retirado por el preparador físico Javier Valdecantos rumbo a la zona del gimnasio, por la cancha 2 de césped sintético.

Barros Schelotto había colocado a los dos jugadores como integrantes de un equipo con mayoría de titulares, sin arquero. Leonardo Jara, Vergini, Insaurralde y Silva; Fernando Zuqui, Fernando Gago y Nazareno Solís; Cristian Pavón, Gustavo Bou y Ricardo Centurión integraban el equipo azul antes del escándalo.

Enfrente se alineaban Axel Werner; Gino Peruzzi, Fernando Tobio, Lisandro Magallán y Frank Fabra; Wilmar Barrios, Sebastián Pérez y Gonzalo Maroni; Federico Carrizo, Darío Benedetto y Junior Benítez.

Una vez echados los dos futbolistas indisciplinados, Guillermo dispuso que Gago actuara como marcador central y pasó a Fabra como lateral izquierdo del conjunto azul.

Fuente:telam.com.ar

E.C

El clima en Tucumán

17.2°C

Soleado

LOTERÍAS