Vidal llamó a los gremios para arribar a una solución por los salarios y lograr que el lunes empiecen las clases normalmente


Contrareloj, el gobierno de María Eugenia Vidal volverá a reunirse hoy con los seis sindicatos docentes de la provincia de Buenos Aires para intentar llegar a un acuerdo que permita comenzar con normalidad el ciclo lectivo el lunes próximo.

"Vamos a trabajar para poder llegar a un acuerdo aun con un paro convocado", dijo Vidal. "Nuestra prioridad es que los chicos tengan clases. Que los dirigentes gremiales sepan que la discusión puede seguir con los chicos en las aulas", añadió ayer en conferencia de prensa.

Luego admitió que "es muy difícil sostener un diálogo con dirigentes gremiales que nos están diciendo que aun si llegáramos a un acuerdo no habría clases el lunes. Vamos a seguir convocando al diálogo las veces que sea necesario para poder ponernos de acuerdo", dijo la gobernadora.

La gobernadora bonaerense aclaró que no tiene previsto, por ahora, emitir un decreto para fijar las paritarias docentes en forma unilateral. "Apostamos a un acuerdo escuchándonos. Poniendo cada lado lo mejor", destacó.

Por su parte, el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, que compartió temprano una conferencia de prensa con Vidal y con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, pidió a los sindicatos que revisen la medida de fuerza convocada por Ctera en todo el país para el lunes y el martes próximos.

"No tiene razón de ser, salvo que esconda fines políticos", dijo Peña. Y en ese caso agregó: "Pedimos que se plantee un debate político. Destacó: "El debate sobre los docentes y sus condiciones de trabajo se debe dar en cada una de las provincias", aseguró. El jefe de Gabinete reiteró así que el gobierno de Mauricio Macri no dispondrá una paritaria nacional -tal como exigió la Ctera al convocar al paro- porque, según Peña, el motivo de la paritaria nacional "ya fue resuelto: el salario mínimo docente se actualiza todos los años un 20 por ciento por encima del salario mínimo, vital y móvil", aseguró.

"En este contexto la discusión paritaria se debe dar con cada provincia -enfatizó Peña-. Creemos que es muy importante que los sindicatos se sienten a discutir con cada una de las provincias, que son las empleadoras de los docentes, que tienen que decidir con los sectores gremiales las condiciones de trabajo."

En otro tramo de la conferencia de prensa, Vidal fue durísima con los dirigentes sindicales que todos los años generan esta situación de incertidumbre sobre el inicio del ciclo lectivo: "Los voluntarios expresan una manera positiva de la sociedad de involucrarse en una mejora de la educación frente al hartazgo de la posición de algunos dirigentes gremiales que todos los años pretenden someternos a esta duda de si las clases empiezan o no".

La gobernadora dijo que los voluntarios trabajarán para dar apoyo escolar.

Pero aclaró: "Sin docentes es imposible. Sin docentes en el aula no se puede garantizar educación de calidad". "Me parece importante aclarar que los voluntarios no van a estar en las escuelas. No van a reemplazar a los docentes. La tarea docente no puede ser reemplazada", dijo.

De este modo, Vidal llevó un mensaje conciliaron a los más de 280.000 maestros que el lunes estarán ante la alternativa de adherir al paro nacional o ir a trabajar a sus puestos en las 17.000 escuelas de este territorio.

Puja con Baradel

En tanto, la pelea entre el gobierno de Cambiemos y el líder sindical de Suteba Roberto Baradel se tensó en las últimas horas. Baradel denunció anteayer al presidente Mauricio Macri en los tribunales de Comodoro Py y lo hizo responsable por la seguridad de sus hijos y su nieto.

Lo hizo luego de que el Presidente se dirigió a Baradel en la Asamblea Legislativa: "No creo que Baradel necesite que lo cuiden", dijo Macri.

El sindicalista denunció la frase como una orden de liberar la zona para recibir un ataque en su contra. "El objetivo es exterminar a su enemigo", dijo Baradel, que en las últimas semanas denunció reiteradas amenazas de muerte contra su familia.

En tanto, la senadora provincial Mónica Macha, esposa del líder de Nuevo Encuentro, el kirchnerista Martín Sabbatella, presentó ayer un amparo para que la Justicia impida el ingreso de los voluntarios a las escuelas.

G.I

Compartir

Comentarios