Lo confirmó Luis Salado, representante de la Asociación Obrera Textil, quien habló de la difícil situación que atraviesa el sector a nivel provincial y nacional. Hay 9 mil puestos de trabajo en riesgo, afirmó.



Empresarios de la industria de la indumentaria textil aseguraron que las importaciones en 2016 afectaron el nivel de actividad y el empleo del sector, que pasó de un mercado interno abastecido en partes iguales por la producción nacional y la importada, de 500 mil toneladas en 2015, a 425 mil el año pasado, en las que la fabricación local decreció su participación al 39 por ciento.

La entidad reseñó que en 2016 la cadena textil se vio impactada por “una sensible caída de la demanda” y un incremento de las importaciones de 1,8 por ciento en precios y 6,7% en cantidades.

En relación a las importaciones, la Fundación Protejer sostuvo que el 80 por ciento de los productos ingresados el año pasado fue sustitutivo de la industria nacional; que el 64 por ciento provino de Asia, “donde los asalariados no alcanzan los 300 dólares, con jornadas de más de 12 horas y derechos laborales casi inexistentes”, y que los rubros en los que hubo mayor aumento fueron los del final de la cadena, como prendas de vestir y confecciones para el hogar.

En diálogo con LV12, Luis Salado, representante de la Asociación Obrera Textil, habló de la difícil situación que atraviesa el sector a nivel nacional y provincial. 

Según el abogado, "más de 500 personas quedaron sin empleo en la industria textil tucumana. En Tucumán hablamos de dos partes de la cadena que tenemos: hilandería y tejeduría. Asimismo, consignó que hay 9 mil puestos de trabajo en riesgo. 

Salado comentó que ante esta situación, "el Ministerio de la Producción convocó a una reunión donde se analizaron todas las causas, las condiciones, las situaciones con todos los datos necesarios para mostrar nuestra realidad". 

Según el dirigente, "esa reunión es una cuestión que ha generado un impacto importante dentro del sindicato por dos motivos: primero porque el gobierno escuchó los reclamos nuestros, y segundo porque van a continuar las reuniones con el ministro de Trabajo de la Nación y los representnates del sindicato". 

Para Salado, la situación que atraviesa el sector se debe a la política económica que está aplicando el gobierno nacional. Por lo tanto, "nos debemos quejar del gobierno y de las empresas que aprovechan esta ola importadora que el gobierno les permite que va a destruir la industria nacional", advirtió. 

Por último, dejó en claro que "de hoy en adelante empresa textil que quiera suspender o quiera hacer los despidos tendrá que hacer un procedimiento preventivo de crisis y demostrar con un balance que no se ha convertido en importador también". 

G.I

Compartir

Comentarios