Lo dijo el titular de la Kehilá de Tucumán, Rabino Salomón Nussbaum, en relación a las declaraciones del ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, quien dijo que "los sueños de Ana Frank quedaron truncos en gran parte por una dirigencia que no fue capaz de unir y llevar paz a un mundo que promovía la intolerancia”.



El titular de la Kehilá de Tucumán, Rabino Salomón Nussbaum, se refirió a las declaraciones del ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, quien dijo que "los sueños de Ana Frank quedaron truncos en gran parte por una dirigencia que no fue capaz de unir y llevar paz a un mundo que promovía la intolerancia”.

La definición que el funcionario nacional realizó sobre la historia de Ana Frank y el nazismo desde Ámsterdam fue fuertemente repudiada. 

"En realidad me cuesta entenderlo porque la verdad no sé a qué se refirió y qué es lo que dijo. La verdad es que no sé lo que quiso decir el ministro y me parece que es poco feliz la vinculación. Desearía pensar que el ministro no forme parte de ese núcleo de personas que niegan el holocausto", sostuvo Nussbaum. 

En este sentido, el rabino opinó que "la tragedia del holocausto de la cual el caso de Ana Frank es un testimonio de la legitimidad y también una referencia del involucramiento de muchas familias que se jugaron muy seriamente para proteger a la gente, es una cuestión muy importante". A lo que agregó que "la tragedia del holocausto y de la tragedia nazi, en general, merece un respeto y no creo que sea oportuno extrapolarla a cualquier realidad por más grave que sea la realidad que nos toca vivir", afirmó. 

Para Nussbaum, "nos hacemos pocos favores al denigrar el sentido de algo tan significativo como es ir a visitar esa casa y creo que no es justo sacarlo del contexto de su propia realidad".

Para finalizar, consideró que "realmente a nivel nacional es importante que nos aboquemos a lo nuestro y no estemos buscando vínculos de situaciones en el exterior para aclarar cosas que no aclaran nada".

La expresión de Bullrich recibió un amplio repudio en redes sociales, al considerar que el titular de la cartera de Educación cuestionó a "la dirigencia" en general en lugar de rechazar enérgicamente el régimen nazi y el genocidio que éste cometió, en el que murieron seis millones de judíos, Ana Frank entre ellos. 

G.I

Compartir

Comentarios