El presidente de la Corte Suprema reaccionó ante las acusaciones que, según él, poducen “una afectación” a su honor e imagen personal.

Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema, mandó sendas cartas documento a Elisa Carrió y a la jueza federal María Servini de Cubría para que ambas se retracten por sus respectivas declaraciones en su contra.

Lorenzetti reclamó que en el término de 24 horas se retracten de las declaraciones públicas.

En la carta documento enviada, Lorenzetti advirtió tanto a la diputada nacional como a la jueza que podría demandarlas civilmente por "daños y perjuicios", y en el caso de Servini de Cubría además instarle una denuncia en el Consejo de la Magistratura por su comportamiento.

Así mismo, Lorenzetti las acusó de "presionar" al Poder Judicial, algo que es un delito y que por su cargo está obligado a denunciar.

"Durante más de un año ha injuriado sistemáticamente sin prueba alguna, ha promovido panfletos y, más grave aún, ha intentado presionar al Poder Judicial", dijo el juez.

"En su conducta hay una afectación de mi honor y de mi imagen personal que ya no puede ser tolerada. Usted ha excedido el comportamiento esperable de un diputado de la Nación, protegido por la inmunidad", aseguró luego Lorenzetti contra la jueza.

"Eso no le permite hacer acusaciones falsas, fuera del ejercicio de la función que no constituyen críticas sino agravios, calumnias y lesiones graves al honor. Ha excedido todo 
límite de la tolerancia que se exige a una persona que ocupa un lugar público como el mío", comentó.

Carrió, por su lado, viene acusando al juez de ciertas maniobras que van desde aprietes como censura sobre material periodístico crítico en su contra, sumado a que lo había denunciado penalmente por enriquecimiento ilícito.

Mientras tanto, Servini de Cubría mantiene así mismo una interna muy marcada a partir que su hijo, Juan Cubría, acusó al juez Lorenzetti de querer removerlo como administrador del Consejo de la Magistratura.

Además, la Corte emitió un fallo hace pocos días en que valoró una norma constitucional que fija el límite a los jueces para ejercer su cargo de 75 años, el cual para continuar debe ser validado por el Congreso de la Nación y el Poder Ejecutivo, lo que alcanza a la magistrada por superar esa edad.

GP.

Compartir

Comentarios