De visita en El Cairo, habló en la Conferencia Internacional de Paz. Invitó a musulmanes y cristianos a "rechazar la violencia" desde un mismo frente.

En el momento central de su visita de 27 horas a Egipto, el Papa Francisco habló en la Conferencia Internacional de Paz e invitó a formar un frente unido de cristianos y musulmanes a “desenmascarar y rechazar la violencia” que se disfraza de sacralidad y se perpetra “en nombre de Dios”.

Pocas horas después de desembarcar del avión que lo llevó a El Cairo desde Roma, y tras saludar al presidente egipcio Al Sisi, Francisco habló en la conferencia organizada por la universidad Al Zahar por iniciativa del gran imán Ahmed Al Tayeb y pidió a las religiones poner en practica “el imperativo no matarás”.

El pontífice argentino destacó la incompatibilidad entre “creer y odiar”. Criticó los populismos demagógicos que ciertamente no ayudan a consolidar la paz y la estabilidad”. Reclamó eliminar las situaciones de pobreza y explotación, donde los extremismos arraigan fácilmente”.

Añadió que “el futuro de todos depende también del encuentro entre religiones y culturas”. Bergoglio afirmó que “solo la paz es santa y no se puede perpetrar ninguna violencia en nombre de Dios porque profanaría su nombre”.

Antes de dirigirse a la Conferencia el Papa dialogó a solas con el gran imán Ahjmed al Tayeb, rector de la universidad Al Azhar, que es la institución más importante del Islam sunnita, que sigue el 90% de los 1.400 millones de musulmanes.

El Papa Francisco señaló su solidaridad en nombre de la Iglesia católica con los coptos perseguidos y junto con el Papa Tawadros II rindieron homenaje a las 30 víctimas fatales que causó en diciembre un atentado en la basílica de San Marcos donde ambos pontífices cristianos se reunieron.

La visita de Bergoglio al Cairo culminará mañana sábado a las 10 con una misa que se realizará ante 30 mil fieles (en Egipto hay 275 mil católicos, un 0,3% de la población) en un campo protegido de la aeronáutica militar. El Papa se negó a viajar en un auto especial para no blindar su visita al pueblo egipcio, pero debió aceptar por razones de seguridad la militarización de la única misa que celebrará en su gira apostólica.

Tras un encuentro con el clero y las autoridades católicas, el Papa regresará por la tarde en avión a Roma.

Compartir

Comentarios