Su mamá y su hermano encabezaron la movilización a la que asistieron cientos de personas

Familiares, allegados y vecinos de Araceli Fulles, marcharon en silencio este lunes vistiendo remeras, camperas, buzos negros y llevando en sus manos velas blancas encendidas para pedir justicia por la joven de 22 años que fue estrangulada y enterrada en una casa de José León Suárez.

Cientos de personas se manifestaron por las calles de San Martín para pedir que se esclarezca el hecho que tiene a siete personas detenidas, entre ellas Darío Badaracco, principal implicado y quien en las últimas horas se negó a declarar.

"Tener que reconocerla por un tatuaje es lo peor que me pudo haber pasado en mi vida", expresó este lunes en diálogo con la prensa y en medio de lágrimas Mónica Ferreyra, la mamá de Araceli, quien encabezó la movilización.

"Prohibido olvidar, Justicia por Araceli", fueron algunos de los carteles que levantaron familiares y amigos de la joven, en la movilización que comenzó cerca de las 18, en la avenida Márquez y 9 de Julio, de San Martín.

"Queremos pedir que se haga Justicia por Araceli y que vayan presos todos los culpables. Tenemos bronca y le deseamos lo peor a esta gente. Queremos reclusión perpetua, no prisión; que estén presos y que no salgan más", expresó Oscar, tío de la joven, quien además anticipó que habrá más marchas.

"Hubo fallas durante todo el procedimiento de investigación", dijo al tiempo que advirtió: "Hay un Estado ausente, no se puede vivir así. No hay que caminar mas de 500 metros en San Martín para conseguir droga".

G.I

Compartir

Comentarios