Para autorizarla a viajar a Europa, el juez Bonadío le había solicitado a la ex presidenta el pago de 150 mil pesos. Y el encargado de aportar la suma fue Héctor Recalde.

Al final, Cristina Fernández de Kirchner podrá viajar a Europa tal como había planeado. Y todo gracias a que un dirigente peronista pagó la fianza que le había impuesto el juez Claudio Bonadío. 
 
El generoso contribuyente fue Héctor Recalde, quien utilizó dinero de su propio bolsillo para contribuir con la libertad de movimiento de la ex presidenta aclarando crípticamente que lo hizo "por razones personales". 

Libre por ahora 

Fernández de Kirchner tenía planeado viajar por Grecia, Bélgica e Inglaterra junto a su hija Florencia a partir del sábado. Y si bien Bonadío le había brindado autorización para abandonar el país, puso como condición que cada una pagara previamente 150 mil pesos.

Y considerando que Cristina tiene sus fondos congelados y una intervención judicial sobre su empresa de alquileres, la ayuda de Recalde fue providencial. 

Aún no se sabe, mientras tanto, si Florencia Kirchner podrá afrontar su fianza: el contenido de su caja de seguridad también está congelado por orden judicial y, en principio, no podrá acompañar a su madre. 

GP.

Compartir

Comentarios