Lo dijo la diputada nacional por Misiones, Cristina Britez, en relación al acuerdo del Gobierno nacional con China para importar miles de casas prefabricadas que serían destinadas a viviendas sociales para ciudadanos de bajos recursos, que implicaría una inversión de 1.000 millones de dólares.



La diputada nacional por Misiones, Daniela Britez, manifestó su preocupación por el avance del acuerdo del Gobierno nacional con China para importar miles de casas prefabricadas que serían destinadas a viviendas sociales para ciudadanos de bajos recursos, que implicaria una inversión de 1.000 millones de dólares.  

La parlamentaria expresó su malestar por el déficit que ocasionará para el desarrollo de la industria maderera, para la mano de obra de los trabajadores, y a eso le sumó la falta de una legislación que promueva el consumo de casas de ese material y políticas en los municipios que contemplen la habilitación de unidades con estándares de construcción que garanticen la seguridad que necesiten sus moradores.

 “El impacto es duro porque la industria forestal es la más importante en nuestra provincia. Es indispensable instalar una agenda en el Congreso y en la sociedad sobre lo que sucede con una actividad productiva movilizada fuertemente por los productos derivados de la madera, ante la inminencia de una crisis irreversible en el sector que arrastrará a más de 40 mil personas a una situación de desesperación”, manifestó la parlamentaria.

Britez señaló que es "una situación que ha generado mucha incertidumbre en la provincia, por lo que es necesario que estos temas se incluyan en la agenda pública y que el gobierno nacional tome nota del gran perjuicio que están ocasionando al sector maderero la apertura indiscriminada de importaciones que ahora además incluyen la importación de casa prefabricadas chinas y el impacto negativo que tienen y tendrán estas decisiones políticas”, recalcó.

También agregó que “hace más de un año venimos denunciando la crisis por la que está atravesando el sector maderero y noticias como estas no hacen más que encender nuevamente las alarmas, están en riesgo muchas fuentes de trabajo de los misioneros”.

“El Gobierno nacional debe tomar nota de estos reclamos de manera inmediata no solamente porque es necesario proteger a la industria nacional que viene muy golpeada por la crisis económica, sino también porque es su obligación cuidar del trabajo de los argentinos y darle prevalencia por sobre los productos importados”, explicó la legisladora.

Por último, dijo que "estamos realizando investigaciones porque entendemos que hay un negociado por debajo en donde los que se van a ver favorecidos justamente es la familia de Mauricio Macri porque sino no se entiende porque reniengan del empleo nacional". 

“La alternativa de la construcción en madera resulta muy competitiva y es por ello que no se entiende la decisión de importar casas sin antes analizar las opciones existentes en nuestro país que sean más convenientes y generen mano de obra local”, dijo la legisladora oriunda de Eldorado, uno de los epicentros de la actividad forestal de la provincia.

G.I

Compartir

Comentarios