Prefirieron retornar a una de las ciudades sirias más castigadas en lugar de seguir en "la paz" cordobesa.

Los Touma son los primeros sirios refugiados en la Argentina que no se acostumbraron a su estadía en nuestro país y decidieron regresar a la devastada ciudad de Alepo.

Según ha registrado la prensa, estaban desesperados. Extrañaban. Aquí todo era muy distinto.

Siria no logra salir de una guerra civil que ha dejado entre 320.000 y 450.000 muertos, 1,5 millones de heridos y 5 millones de refugiados.
Tawfiq Touma y su mujer, Ani, padres de dos hijas, explicaron que hace falta mucho trabajo para solventar aquí la subsistencia y no lo habían conseguido. En Siria poseían un buen pasar y volvieron a su negocio de perfumería.

Tawfiq contó al irse que ya no hay tantos bombardeos en Alepo y que su barrio está más tranquilo.

La esposa, Ani, fue más directa: "Mi marido quiere volver. No conectaba con nadie, se pasaba todo el día fumando, ansioso, no tenía amigos. Aquí es lindo, pero también en Alepo hay cosas lindas", admitió.

Algunas crónicas contaron que este matrimonio parecía molesto con la incomprensión de algunos argentinos, que no entendían que quisieran volver a la guerra en lugar de quedarse en la tranquilidad de las sierras de Córdoba. También reportaron grandes medios internacionales que la familia fue asaltada violentamente y que fue una de las razones para volverse.

Los psiquiatras especializados en traumas infantiles suelen explicar que mientras estén con sus padres, los niños pueden soportar situaciones extremas, por ejemplo, vivir en medio de la guerra.

Si en vez de hablar de "los padres" hablamos de "el lugar de origen de cada uno de nosotros", podremos entender mejor las saudades de esta familia.

Esta semana los Touma han enviado a sus contactos en Argentina mensajes de voz diciendo que están bien, que su casa y la perfumería siguen en pie, y han enviado fotos de la tienda llena de cosas, lista para vender. Dicen que la vida es difícil en Alepo, pero no se arrepienten de haber vuelto.

Es lo mismo que les pasaba a los argentinos que volvían al país en la época de la dictadura, luego de tener que haber huido por ser perseguidos políticos: preferían correr riesgos a tener que seguir sufriendo el desarraigo.

En Alepo deben haber para los Touma olores, sabores, rostros, rincones, esencias, que ¿la paz? de Córdoba no pudo suplantar.

GP.

Compartir

Comentarios