Onnce personas murieron en Camerún cuando dos atacantes suicidas detonaron bombas en un campamento para desplazados por la violencia extrema de Boko Haram en la región.

El gobernador Midjiyawa Bakari, de la región norteña, dijo que entre los muertos había dos niñas, que detonaron sus explosivos en el campamento en Kolofata.

Los ataques perpetrados por Boko Haram, que tiene su base en Nigeria, han aumentado en el norte de Camerún. Los extremistas son conocidos por secuestrar muchachas y generalmente usar niños para realizar ataques suicidas con bombas.

Bakari agregó que varias docenas de personas resultaron heridas, incluyendo 15 que fueron llevadas al hospital de Mora.

Las autoridades creen que las niñas ingresaron a Camerún la noche anterior y venían de Nigeria, país colindante.

GP.

Compartir

Comentarios