Empresas que apostaron a futuro mediante la inversión tecnológica en campos, cámaras frigoríficas y empaques. Productores de frutilla y arándano que se muestran preocupados porque ven que, a pesar de los esfuerzos conjuntos realizados con el Gobierno de Tucumán para abrir mercados, hoy pierden competitividad al ser perjudicados por las políticas energéticas nacionales.

A causa de las elevadas tarifas, este motor de la economía regional hoy sufre elevados costos que afectan la comercialización de fruta congelada con destino al mercado interno y su exportación a Brasil, Uruguay y Estados Unidos.

De acuerdo a lo informado desde la Cámara de Empresarios, Productores y Viveristas de Frutillas de Tucumán (Ceprofrut), la situación es compleja porque es posible que en septiembre deban cerrar los establecimientos que congelan el 100% de la frutilla y el 80% del arándano local. La actividad genera más de 10 mil puestos de trabajo.

El ministro de Desarrollo Productivo, Luis Fernández, indicó que el congelado de frutilla y arándanos para posterior empaque insume mucha energía. “Ambas producciones deben mantenerse a menos de 30 grados bajo cero mientras se realiza el stockamiento”, por eso “la suba de la energía eléctrica fue desproporcionada y afectó a un sector que debería tener un tratamiento diferencial”.

Trato igualitario para las industrias del noroeste   

El Ministro destacó que la Provincia solicitó al Ministerio de Producción de la Nación “un trato especial durante este periodo. Esto debe ser posible ya que todo el país sigue aguantando que Capital y Buenos Aires sigan pagando tarifas sensiblemente inferiores al resto del país. No debería ser un problema porque esta actividad es el motor de la economía”.

Los empaques no venden toda su producción en corto lapso de tiempo, debe tener stock ya que en caso de haber sobreoferta, caen los precios. Hay casos como el del sector lácteo local, que incorpora frutilla a los yogures y necesita provisiones todo el año.

Importación de frutilla

Respecto al ingreso de frutilla de otros países, comentó que Argentina importa fruta congelada desde Polonia, China y Marruecos. Como estos países venden con precios subsidiados (dumping), compiten deslealmente con la producción congelada local. “Este es otros de los desaguisados que está haciendo el Gobierno nacional, con la supuesta integración al mundo, con una apertura indiscriminada”, valoró.
Empresarios piden a Nación una reformulación tarifaria

Nicolás Paz Posse, representante del empaque La loma del Aconquija, ubicado en Lules, expresó que “la energía representa un 50% de los costos. La guarda en cámaras de frío nos da un valor agregado porque podemos controlar el abastecimiento. La luz es un insumo vital para la actividad”.

Comienzo de temporada

Entre junio y septiembre se lleva a cabo la cosecha para la oferta de fruta fresca.

De septiembre a diciembre se cosecha frutilla y arándano para la venta del producto congelado.

Un empaque como La Loma del Aconquija, exporta cada año 5000 toneladas. Sólo 800 llegan a Estados Unidos. El resto se comercializa en el mercado interno, Brasil y Uruguay.

El empresario dijo que en los últimos años invirtieron en tecnología y cámaras frigoríficas para controlar los precios durante todo el año. “Hicimos una inversión muy alta pero perdimos competitividad por los altos costos. Contó que hasta el 2009 la provincia tenía 700 hectáreas de frutilla y que, fruto de las restricciones impuestas por el mercado norteamericano y los elevados costos, bajaron a 200 hectáreas”, y amplió que el costo fijo de la energía se incrementó un 100% y, el variable, un 40%.

“El costo fijo anual de energía en este empaque es de $ 2 millones. Calculo que en el pico de temporada tendremos $120 mil, en un mes. Tenemos que ver cómo lo vamos a pagar”, declaró.

¿Qué es lo que piden las pymes?

Como Edet ofrece una estacionalidad de precios por seis meses, los empaques solicitan mayor flexibilidad en los plazos.

Piden que se incluya a la actividad dentro de los subsidios destinados a industrias como la metalmecánica del centro del país. Los empaques son generadores de mano de obra.

El 50% de los costos productivos está relacionado con los trabajadores.

Es necesario bajar el IVA sobre la tarifa energética que, para los empaques, es del 21 %, entre otros impuestos adicionales.

Fin de las barreras arancelarias norteamericanas

Por pedido de la Cámara de Frutilleros de Tucumán, el Gobierno de la Provincia trabaja para asistir al sector con el fin de abrir negociaciones para recuperar el Sistema General de Preferencias (SGP) en Estados Unidos. Una iniciativa del gobernador, Juan Manzur, que aspira a que la frutilla pueda ingresar al mercado norteamericano sin el pago de aranceles. Leer más: La frutilla tucumana busca reconquistar el mercado de Estados Unidos.

GP.

Compartir

Comentarios