El niño reapareció acompañado de su familia en una entrevista realizada por Kinana Allouche, una periodista conocida por su afinidad con el régimen de Bashar al Assad

La imagen de Omran Daqneesh, un niño sirio que lloraba ensangrentado y lleno de polvo en la parte trasera de una ambulancia, dio la vuelta al mundo el pasado mes de agosto y se convirtió en un símbolo de la crueldad de la guerra que asola el país desde hace seis años.

Estaba desorientado y confundido: su casa se había visto reducida a escombros tras un ataque aéreo y su hermano mayor, Ali, de diez años, murió como resultado de la explosión.

Sin embargo, las nuevas fotografías y videos que se han publicado del pequeño, de cinco años, muestran a un Omran sano que disfruta con su familia.

En las imágenes, tomadas durante una entrevista que su familia ha concedido esta semana, Omran aparece en su casa, sentado sobre las rodillas de su padre. 

La encargada de hacer las preguntas fue la periodista siria Kinana Allouche, conocida por su afinidad con el régimen de Bashar al Assad. La entrevista, hecha en Alepo, fue emitida por el canal Sama TV, que también favorece al régimen de Al Assad, según explica el diario británico Daily Mail.

Allouche subió varias fotos con Omran a la red social Facebook. Iba acomapañada de un breve texto: "El pequeño Omran, que fue utilizado por los medios para dañar la imagen del Ejército sirio, ahora vive en el estado de Siria con su Ejército, su líder y su gente". Hasta ahora, la familia Daqneesh se había negado a hablar con los medios por miedo a sufrir las represalias de los partidarios de Al Assad.

GP.

Compartir

Comentarios