En un documento, le solicitó además que reconsidere el llamado a una Asamblea Constituyente como quiere Maduro.

Los cancilleres de la Organización de los Estados Americanos (OEA) votaron un proyecto de declaración que pidió al gobierno de Venezuela que reconsidere "la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente, tal y como está concebida actualmente".

El canciller de Guatemala, Carlos Raúl Morales, adelantó, como presidente de la reunión, que este texto tiene los 23 apoyos suficientes.

El documento también "llama al cese inmediato de los actos de violencia y las hostilidades cometidas por cualquiera de las partes" en Venezuela.

Desde hace 80 días la nación petrolera se ha visto sacudida por una ola de manifestaciones, a favor y en contra del gobierno de Nicolás Maduro, que en algunos casos han desembocado en hechos violentos que se saldaron con 75 víctimas mortales y más de un millar de heridos, según datos de la Fiscalía.

El documento pide además el "absoluto respeto a los derechos humanos, al Estado de derecho, a la separación de poderes, a los procesos constitucionales, inclusive un calendario electoral, conforme a lo acordado por la oposición y el gobierno de Venezuela en el proceso de diálogo nacional del año pasado".

Además, llama "a todas las partes para que se comprometan con un proceso de diálogo y negociación conducente a un acuerdo político amplio y a acciones concretas, como un calendario establecido y con garantías, para la restauración de la paz y la estabilidad, así como para asegurar el bienestar de la nación".

Además, pide al gobierno de Venezuela que reconsidere su decisión de retirarse de la OEA, algo que solicitó el 28 de abril tras convocarse la reunión de cancilleres sobre su crisis, pero que no será efectivo hasta 2019.

El texto declara además su apoyo al llamado del papa Francisco a la "implementación urgente de medidas destinadas a resolver la grave crisis de abastecimiento de alimentos y medicamentos que afecta al pueblo de Venezuela".

Y también "su disposición a establecer un grupo u otro mecanismo de facilitación para apoyar un proceso revigorizado de diálogo y negociación entre el gobierno y la oposición".

Para aprobarse un texto en una reunión de cancilleres se necesita el voto de 23 naciones, los dos tercios de los 34 estados representados en la reunión (todos los del continente, salvo Cuba).

La reunión de cancilleres de ayer retoma la que se celebró el pasado 31 de mayo en Washington y tuvo que suspenderse tras cinco horas al constatar que no había acuerdo posible entre las dos propuestas de declaración presentadas.

La Asamblea General de la OEA fue inaugurada anoche por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y tendrá lugar hasta mañana.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, dijo ayer que sabe que otros países empiezan a considerar su retiro de la OEA en razón de las "desviaciones profundas" registradas en esta institución.

En una conferencia después de abandonar la reunión de la OEA dedicada a la crisis venezolana, indicó que "por primera vez en la historia de esta organización desde su fundación en 1948 un país pide retirarse".

La fiscal Luisa Ortega sugirió investigar si hay corrupción

La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, llamó a investigar posibles casos de corrupción en el gobierno del presidente Nicolás Maduro, ante cientos de funcionarios de su despacho que salieron ayer a la calle para apoyarla.

"¿Por qué no hay alimentos y medicinas? ¿Será que los recursos son utilizados para fines distintos? No sé, no puedo asegurarlo, pero sería bueno que los fiscales investiguen", dijo Ortega en un discurso en la sede de la Fiscalía, en el centro de Caracas. "El tema de la droga hay que investigarlo", continuó Ortega, aunque no precisó si existen sospechas sobre servidores públicos por ese delito.

Militante chavista desde la primera hora, la fiscal está enfrentada a Maduro y al máximo tribunal de justicia por fallos que a su juicio rompieron el orden constitucional, y en rechazo a una Asamblea Constituyente convocada por el mandatario.

Marchas en las calles de día y fiestas por las noches

Sufren la falta de alimentos y la inflación disparada, pero admiten que "nada en comparación" con los embates del venezolano común. Pertenecen a un grupo privilegiado con acceso a dólares que les permite disfrutar de otra Venezuela, donde los restoranes de moda se siguen llenando. "Nosotros de día tiramos piedras y de noche venimos acá", contó Ahisquel.

Esta mujer se toma una noche a la semana para salir con su marido, director de producción de una petrolera internacional. "Después de ir a las marchas, es bueno tener un momento de relax; aunque el relax nunca lo vas a tener hasta que este gobierno se vaya", aclaró esta mujer que no trabaja y vive en un barrio en el este de Caracas.

"Dónde están los escuálidos, los golpistas", ironizó al referirse al mote que reciben por parte de los chavistas.

GP.

Compartir

Comentarios