La panelista reconoció que el "asedio" contra ella no terminó y que cada día se intensifica. "No paró, por más que el tiempo pasa. El asedio sigue y es tremendo”, señaló.

El tiempo pasa, las agujas del reloj corren con velocidad y distintos hechos mediáticos, sociales y hasta faranduleros podrían opacar lo que es, hasta ahora, el escándalo del año. Pero esto no ocurre. Una de las razones es que Yanina Latorre, protagonista indirecta de los supuestos encuentros sexuales entre su marido con Natacha Jaitt, no deja de referirse al tema.

El pasado viernes, luego de que la coronación de Boca y algunos hechos de inseguridad dejaran en segundo y hasta tercer plano la escandalosa infidelidad del comentarista deportivo, la panelista se quebró en vivo durante su participación en el programa que conduce Marcelo Tinelli. “No es la muerte de nadie, hay cosas peores. No quiero que me tengan pena”, señaló.

Días después -luego de que la polémica en River, los festejos de Boca y el drama amoroso de Fede Bal, entre otros temas, volvieran a “olvidar” la infidelidad de su marido- Yanina volvió a referirse al tema. Esta vez lo hizo en el Diario De Mariana y reconoció que pese a su esfuerzo por mantenerse en pie, se siente “cansada” y con mucha “angustia” encima.

“Yo estoy aguantando. Le pongo mucha onda, trato de reírme, llevo a los chicos al colegio, los cuido, ensayo, trabajo, hago todo, pago las expensas….pero estoy cansada, tengo una angustia adentro. No es una negación, la vida continua y no me puedo dar el lujo de acostarme en una cama a llorar. No nací para eso”, explicó la panelista durante el móvil.

En ese contexto, reconoció que “sigue creyendo” en las historias de amor y reveló que se va acercando el momento en el que se siente con el ex futbolista y le pregunte qué paso. “Todavía no tomé decisiones  y no lo voy a hacer. Esto pasa y me está pasando. No es la muerte de nadie, pero lo vivo como puedo y entera”, manifestó, algo cansada de la situación.

Y agregó: “Me sentaron junto a Diego en un banquillo de acusados y, seamos honestos, sabemos de otros famosos que pasaron por mí misma situación. Hay mucho caretaje. No entiendo por qué juzgan a ver si vuelvo con él o no. Que les importa si duermo en la cama con él. El sexo y el amor para mí no van de la mano. Lo dije siempre”.

Frente a esto, remarcó que “come” con el ex futbolista y que evita arrojarle cosas. “No le tiro con nada, ya se me fue ese enojo. Soy mucho menos violenta a lo que la gente cree. Hay charlas, podemos hablar, reprocho, me reprocha, no es fácil porque tenemos dos chicos adolescentes que entienden todo. Pero bueno, hay reproches de los dos lados”, detalló.

Por último, afirmó que las críticas y las agresiones hacia su persona no cesaron, y aclaró que no dejara el Bailando por más que cada vez que aparezca en la pista se reavive el tema. “El asedio no paró, por más que el tiempo pasa. El asedio sigue y es tremendo”, concluyó la panelista. 

GP.

Compartir

Comentarios