"Asistimos al fin del falso califato del Estado Islámico", declaró el primer ministro iraquí.

Para los iraquíes, fue todo un símbolo. Justo 3 años después de que la milicia terrorista Estado Islámico proclamara su "califato", el Ejército iraquí tomó las ruinas de la Gran Mezquita de Al Nuri, en Mosul, donde el líder yihadista Abu Bakr al Baghdadi apareció por primera vez en público.

"Asistimos al fin del falso Califato del Estado Islámico y la liberación de Mosul lo prueba", celebró en Twitter el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, en un tweet. "No nos detendremos. Continuaremos combatiendo al Estado Islámico hasta que último de ellos sea abatido o llevado ante la justicia", sostuvo.

Los yihadistas del EI volaron la semana pasada el edificio, situado en el casco viejo de la ciduad y que tiene más de 800 años de historia. La mezquita data del siglo XII y era conocida por su minarete inclinado, que quedó destruido. Unidades antiterroristas del Ejército tomaron lo que queda de la mezquita y continuaron su avance, según señaló un vocero castrense.

Las fuerzas de seguridad iraquíes emprendieron en octubre pasado una gran ofensiva para recuperar la ciudad de Mosul. Los extremistas controlan ahora sólo algunos barrios de la parte antigua, que está densamente poblada.

Compartir

Comentarios