Se conoció que aquellos que puedan aportar datos que ayuden a dar con el paradero de la joven recibirá una gratificación de $100.000.

A poco tiempo de cumplirse tres meses de la desaparición de Daiana Garnica, el municipio de Alderetes decidió aumentar la recompensa a 100 mil pesos para quien tenga datos que puedan ayudar a dar con el paradero de la joven. El jefe comunal, reiteró la predisposición de seguir acompañándolos en la búsqueda.

El pasado 6 de mayo, Daiana salió de su casa de Alderetes y desde entonces no hay rastros de ella. Hasta entonces, son varias las hipótesis que manejan tanto, la justicia e investigadores como sus padres, Susana y Ramón Garnica.

"Estamos desesperados, no tenemos información de nadie, estamos destruidos", señaló Susana Garnica quien insiste en que su hija fue víctima de una red de trata de personas, por eso confía en que con el aumento de la recompensa, ahora en $100 mil, tendrán datos que permitan dar con el paradero, aseguró en este sentido que resguardarán la identidad de quienes puedan colaborar. "Les pedimos que confíen en nosotros y que nos ayuden porque no tenemos información ni del Fiscal ni del abogado", agregó.

Con el pasar de los días, y sin tener información alguna que ayude a dar más esperanza a la familia, la lucha se vuelve más incesante. En cada movilización programada, organizaciones sociales y políticas, agrupaciones de mujeres y familiares de la muchacha, se unen a marchar bajo un mismo lema "Ni una Menos, viva la queremos". En lo que va del año, ya se realizaron múltiples marchas, tanto en la localidad interina como en la plaza Independencia, exigiendo que la investigación avance y pidiendo que Daiana sea encontrada.  

El caso llegó a repercutir también en el fútbol, en la música, en el mundo artistico y en todo el país. El plantel de Atlético Tucumán desplegó una bandera en donde se leía la frase “Exigimos aparición con vida de Daiana Garnica”, y de igual forma, la princesita  Karina que también recordó a la joven a través de su cuenta de Twitter, e insistió en seguir con la esperanza de encontrarla. Ricardo Darín, a penas conocio el tema, se sumó a la solidaridad grabando un video que rápidamente empezó a difundirse por las redes sociales

El principal sospechoso en el caso es, Darío Suarez, el vecino de quien se supo que fue la última persona que la vio con vida. El fiscal Diego Bonari cree que Suárez, la secuestró y luego la asesinó con la complicidad de Fabián “Sapo” Pacheco y Juan Matar, compañero de trabajo y dueño de la ladrillera, respectivamente. También quedaron detenidas otras nueve personas acusadas de haber encubierto al hombre. Por otro lado, sus papas insisten en que fue secuestrada por una red de trata. 

GP.

Compartir

Comentarios