Será ante cualquier amenaza de EE.UU. al líder Kim Jong-un. La Casa Blanca "se pasó de la raya”, dijo el vocero de la Cancillería norcoreana.

Corea del Norte amenazó hoy con lanzar un ataque nuclear contra Estados Unidos si ese país intenta derrocar a su líder, Kim Jong-un, en respuesta a la reciente insinuación del director de la CIA de llegar a cabo un cambio de gobierno en el país asiático. "Si EEUU se atreve a mostrar el más mínimo signo de intento de eliminar a nuestro líder supremo, lo golpearemos sin piedad en el corazón con nuestro poderoso martillo nuclear, perfeccionado y fortalecido con el tiempo", afirmó un portavoz de la Cancillería en declaraciones a la agencia norcoreana KCNA citadas por la surcoreana Yonhap y la española EFE.

La semana pasada, el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, hizo referencia a la posibilidad de un cambio de gobierno en Pyongyang, al decir que lo más importante que Washington puede hacer es "separar la capacidad (nuclear) y a alguien con un propósito (nuclear)".

Según Corea del Norte, la Casa Blanca "se ha pasado de la raya, y ahora está claro que el último objetivo de la Administración (del Presidente Donald) Trump es el cambio de gobierno".

El portavoz de la Cancillería afirmó que de verse comprometido su futuro, Pyongyang "debe aniquilar de manera preventiva a aquellos países y entidades que estén directa o indirectamente involucrados movilizando todo tipo de ataques, incluidos los nucleares".

Las declaraciones, que tensan aún más la ya delicada relación, llegan el mismo día en el que Corea del Norte anunció la visita a su territorio del segundo encargado en las (estancadas) negociaciones a seis bandas para la desnuclearización del país por la parte Rusa, Oleg Burmistrov.

Burmistrov inició -según Yonhap- una visita de cuatro días el sábado para tratar con las autoridades locales la situación de tensión que se respira en la península coreana y en su estancia en el país se reunió con el vicecanciller y con el responsable de los asuntos de Norteamérica.

"Le dijimos que si Washington no abandona su política hostil hacia el Norte y pone fin a sus amenazas nucleares, las armas nucleares y los misiles balísticos no entraran a debate", dijo KCNA.

Pyongyang también dejo claro a Burmistrov que no va a "ceder ni un ápice" en su voluntad de fortalecer se potencial nuclear. En tanto, ante la posibilidad de que una guerra o conflicto en la península coreana la afecte también, China está aumentando sus defensas a lo largo de la frontera con Corea del Norte.

Ayer, el portavoz del Ministerio de Defensa chino, Wu Qian, dijo en una rueda de prensa que no podía responder a la pregunta "hipotética" acerca de que haría el Ejercito Popular de Liberación (nombre oficial de las FFAA chinas) en caso de un choque en la península coreana.

Pero según un informe publicado por el Wall Street Journal, citado por la agencia de noticias Reuters, Beijing ya constituyó una nueva brigada fronteriza y está construyendo búnkers para los civiles de la región.

GP.

Compartir

Comentarios