El ministro de la Producción, Luis Fernández, reconoció que se trata de una situación muy complicada, debido a la precaria situación de la fábrica. Afirmó que trabajan arduamente para asegurar la molienda.

Son cerca de 400 operarios que dependen de la fábrica. Quien hasta hace unos meses administraba el ingenio ubicado en Banda del Río Salí dejó una deuda millonaria en concepto de sueldos, aportes sociales y reparaciones, y justamente este es el principal problema que tiene el proceso de arrendamiento.
 
Roberto Palina titular de la FOTIA cuestionaba días atrás la disposición judicial en cuanto a los requerimientos para el arrendamiento de la fábrica, estableciendo plazos que no serán posibles cumplir a menos que se disponga de una fuerte inversión.
 
Fernández consideró que los tiempos si bien ajustados, pueden cumplirse, pero esto requerirá demasiado dinero. “Es difícil que alguien tome un ingenio, ponga mucha plata en un corto período de tiempo, pensando en una zafra que probablemente no deje ganancias” señaló, detallando que para que se recupere la inversión inicial, y necesaria para que la fábrica opere, requerirá al menos 3 años.

Compartir

Comentarios