El juez Otranto dispuso el allanamiento en busca de rastros del joven desaparecido. Participan todas las fuerzas menos Gendarmería.


A más de un mes y medio de la desaparición de Santiago Maldonado el juez federal de Esquel Guido Otranto encabeza un amplio operativo en territorio mapuche, en el Pu Lof en Chubut, en las cercanías de la zona donde el joven fue visto por última vez, el 1° de agosto pasado. El allanamiento es para buscar rastros de Maldonado y participarán 300 efectivos de todas las fuerzas federales excepto Gendarmería. Es la primera vez que las fuerzas de seguridad entrarán en la zona, ya que los mapuches -vinculados a Resistencia Ancestral Mapuche (RAM)- ya se habían negado a la entrada de los agentes al argumentar que se trata de tierras sagradas.

El juez había ordenado esta medida el pasado 12 de septiembre en la causa del habeas corpus. El objetivo es rastrillar profundamente tanto las 1875 hectáreas de territorio ocupado como el interior del cauce del Río Chubut. Del procedimiento participan tres helicópteros, drones y efectivos del GEOF y el GE1 (Policía Federal), Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), Grupo Albatros (Prefectura) y buzos tácticos, además de perros entrenados para el seguimiento de rastros cadavéricos y de personas. Sólo los grupos especiales de la PFA podrán llevar armas, mientras que el resto de los efectivos sólo portarán dispositivos antitumulto.

El objetivo de estas medidas es minimizar la posibilidad de que se produzcan hechos de violencia, ya que se trata de una zona de alta conflictividad y donde en los últimos días aumentó el número de ocupantes. El magistrado advirtió en su orden de allanamiento que "se instruya a las tropas para que resguarden la vida y la integridad física de todas las personas que estén en el lugar", según el requerimiento al que accedió La Nación. El juez indicó además que en la zona viven mujeres y niños. En el procedimiento hay despliegue por tierra, agua y aire y no tiene fecha de finalización, por lo que se prevé que durará varios días.

Otranto ordenó en su pedido que las fuerzas entren en todas las viviendas del predio para verificar si hay pertenencias de Maldonado e hizo hincapié en los instrumentos que usaba el joven para hacer tatuajes, como un horno de esterilización y una máquina tatuadora de bronce. Además pidió que se busquen su mochila y su campera.

El territorio en el que se realiza el operativo forma parte de una estancia de los Benetton y está ocupado desde el 13 de enero de 2015 por un grupo de mapuches encabezados por Facundo Jones Huala, que consideran estas tierras como parte de su propiedad ancestral. Ocupa 1875 hectáreas, tiene guardia permanente las 24 horas y se encuentra en el kilómetro 1848 de la ruta 40. Fue en ese camino donde la Gendarmería desalojó una protesta mapuche el 1° de agosto pasado, en la última vez que se vio a Maldonado, que participó de la manifestación.

G.I

Compartir

Comentarios