Una agencia de noticias vinculada con el grupo jihadista publicó un comunicado en la que la organización asume la autoría de los ataques en "la capital de Bélgica, un país que participa en la coalición internacional contra el Estado Islámico"


 El grupo terrorista Estado Islámico (EI) asumió hoy la autoría de los atentados que causaron hoy al menos 34 muertos y 90 heridos en el aeropuerto y el metro de Bruselas, anunció la agencia de noticias Amaq, vinculada a la organización jihadista.

En un comunicado, difundido en inglés y que no pudo ser verificado, señala que combatientes del EI "detonaron una serie de bombas, cinturones y aparatos explosivos, el martes, contra el aeropuerto y una estación de metro del centro de Bruselas, capital de Bélgica, un país que participa en la coalición internacional contra el Estado Islámico".

"Combatientes del Estado Islámico abrieron fuego dentro del aeropuerto de Zaventem, antes de que varios de ellos detonaran sus cinturones explosivos; además, un mártir detonó su cinturón explosivo en la estación de metro de Maalbeek", precisó la nota, que añadió que los ataques causaron "más de 230 muertos y heridos".

En los foros jihadistas predomina un clima de euforia por estos ataques y se prodigan también mensajes de incitación para atacar a los países occidentales, sobre todo los que participan en la coalición militar contra el EI en Irak y Siria.

También se publicaron en esos foros y en Twitter mensajes en francés con anuncios falsos con respecto a la colocación de supuestas bombas en otros lugares de la capital europea, como la Comisión Europea, la Universidad Libre de Bruselas o el hospital CHU Sant Pierre.

Al menos 34 personas murieron y otras 90 han resultado heridas en los atentados de hoy en el aeropuerto de Zaventem, en Bruselas, y la estación de metro de Maalbeek, en el centro de la capital belga, informaron el alcalde de la ciudad, Yvan Mayeur, y la ministra belga de Sanidad, Maggie De Block.

Los atentados tuvieron lugar cuatro días después de la detención en Bruselas de Salah Abdeslam, supuesto participante de los ataques de noviembre en París en los que murieron 130 personas.

La policía belga y tropas de combate en las calles estuvieron en alerta en las jornadas previas ante posibles acciones de represalia. Los ataques del martes tuvieron lugar en áreas públicas repletas de gente, donde no se registra a todas las personas o sus pertenencias.

Compartir

Comentarios