El siniestro se registró a las 6 de la mañana en la ruta 323, a la altura de Río Colorado. El auto que conducía Marcelo Herrera colisionó contra contra una rastra cañera, que iba en igual sentido. Los conductores de ambos vehículos fueron trasladados el hospital de Famaillá. Antes del mediodía, el jefe municipal retomó sus actividades.



Antes del mediodía, el intendente de Simoca, Marcelo herrera, retomó su agenda, sin seguir las recomendaciones médicas que le dieron tras sufrir el accidente esta mañana.

"Él está muy bien gracias a Dios, se le hizo un control nada más y siguió haciendo trámites como siempre. Está regresando a Simoca para seguir trabajando el Intendente. Ha sido un accidente medio fuerte, pero gracias a Dios está bien. Marcelito siempre está activo, los médicos le pueden decir una cosa, pero él siempre está trabajando, él más ve las obligaciones que la salud de él muchas veces", explicó el secretario de Gobierno de Simoca, Elvio Salazar.  

A las 6, Herrera protagonizó un choque cuando su auto colisionó contra una rastra cañera en la ruta 323, a la altura de Río Colorado. 

"Todavía el personal está trabajando en el lugar y la información que tenemos es que en la ruta 323, a la altura del Río Colorado y el puente que une la autopista con Famaillá-Tucumán, un auto Chevorlet Cruze choca a una rastra cañera que iba circulando en igual sentido, o sea de oeste a este", confirmaba el titular de la Regional Este, Luis Pereyra.

El Comisario informaba que "en el auto particular iba el intendente de Simoca (Marcelo Herrera) y las dos personas fueron llevados en forma urgente al hospital de Famaillá, aunque no sabemos el estado en el que se encuentran". 

Desde el centro de atención confirmaron que Herrera luego de estar más de una hora y media en observación fue dado de alta.

Personal policial siguió trabajando en el lugar para establecer las causales del accidente.

Foto: César Juárez

G.I

Compartir

Comentarios