Lo dijo la concejal Sandra Manzone, en relación a la aplicación de esta plataforma que conecta a conductores de taxis profesionales con pasajeros que solicitan transporte desde un dispositivo móvil. Mirá cómo funciona Uber.



Ante el desembarco de Uber a la Argentina y la polémica que se generó con el sindicato que nuclea a taxistas en Capital Federal, la concejal Sandra Manzone consideró este sistema sería inaplicable en nuestra ciudad, teniendo en cuenta las deficiencias que existen en el sistema actual denominado Sutrappa. 

Para la edil, "este sistema no podría funcionar en la capital de San Miguel de Tucumán si en el servicio de taxis todo continúa siendo tan irregular y tan al margen de la legalidad".

Manzone consideró que "el sistema Uber, que funciona en otros países de manera casi perfecta, en San Miguel de Tucumán donde funciona actualmente el Sutrappa", no podría aplicarse, teniendo en cuenta que es "una ciudad en donde se cae constantemente internet y esta plataforma tiene un seguimiento claramente por internet para la identificación del vehículo, del pasajero y los datos de quien trabaja en este servicio".

Además, "creo que en Tucumán, en donde no se puede controlar cuántos taxis son, donde no tenemos la realidad exacta de cuantos son los taxis que circulan, quienes son los propietarios, quienes son los choferes del mismo, mucho menos creo que pudiera funcionar este sistema", opinó Manzone. 

Mirá cómo funciona Uber, la app que rechazan los taxistas

Uber es una aplicación para celulares que se descarga gratis de las tiendas virtuales. Fue creada en 2009 en Estados Unidos, y se expandió rápidamente a unas 400 ciudades en todo el mundo, y en varias de ellas generó mucha polémica. En Buenos Aires aún no funciona, pero es posible descargar la app.

El sistema se basa en el carpooling (un sistema para compartir autos) pero que en este caso no es gratuito, sino que conecta a personas que precisan viajar con conductores particulares que se asocian a Uber y cobran por el servicio. De todas formas, las tarifas son más bajas que las de los taxis tradicionales y ese es uno de los puntos en los que la compañía basa su expansión.

El sistema usa la ubicación GPS del teléfono y la de los conductores disponibles, y a través de la conectividad con internet asigna automáticamente al auto más cercano. Para ser parte de la empresa, los conductores no pecisan tener pagar la licencia de taxi, como ocurre con el servicio convencional.

Quien precisa el viaje, solo necesita indicar el punto de partida y llegada, y el sistema muestra un costo estimado.

Otra de las ventajas que publicita la compañía en su sitio web es que Uber no requiere el manejo de dinero efectivo, ya que se puede pagar con una tarjeta de crédito que se ingresa en la aplicación. En algunas ciudades también permite pagos en efectivo. "Cuando termines el viaje, te enviaremos el recibo por correo electrónico", promete la compañía.

"Desde viajes de bajo coste hasta premium, cada una de nuestras opciones son una mejora a tu viaje habitual", indica Uber en su página.

En Sudamérica el servicio está disponible en ciudades de Colombia, Brasil, Perú, Chile y Uruguay. También funciona en Estados Unidos y varios países de Europa. En Montevideo y en París, entre otras, hubo fuertes marchas de protesta contra la aplicación.

Compartir

Comentarios