Así lo confirmó el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo; "Se están encontrando algunos resultados", dijo sobre el operativo de búsqueda de los condenados por el triple crimen

El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo , confirmó hoy que durante un operativo realizado anoche se secuestró en la localidad de Berazategui una camioneta "muy similar" a la que utilizaron los condenados por el triple crimen, vinculado con el tráfico de efedrina, para fugarse del penal de General Alvear.

Se trata de la misteriosa "camioneta negra" en la que los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci habrían completado su escape ya una vez fuera de la cárcel.

"Se están encontrando algunos resultados de los allanamientos", afirmó en diálogo con radio La Red. "Vamos a trabajar día y noche para que vuelvan a estar presos", agregó.

Además, el funcionario contó que el vehículo pertenece a un familiar de uno de los prófugos, quien se resistió a que los efectivos policiales secuestraran la camioneta y quedó detenido.

"Ayer a la noche se pudo capturar una camioneta muy similar a la filmada en la fuga en la zona de Berazategui y se detuvo por resistencia por resistencia a un familiar de uno de los prófugos", explicó Ritondo.

El funcionario no descartó que el narcotráfico haya financiado la fuga de los condenados. "Puede ser que el dinero de narcotráfico haya pagado instancias que permitieron a algunos distraerse y mirar para otro lado", consideró. Y agregó: "El narcotráfico ha demostrado que lo hace en distintos lugares del mundo".

Un rehén, un arma y la misteriosa camioneta

Los hermanos Lanatta y Schillaci, condenados a prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez, se escaparon a las 2.30 de la madrugada de ayer de la Unidad Penal N° 30, de General Alvear, luego de reducir y maniatar a dos guardias en el área de sanidad de la penitenciaría.

Según los investigadores, los tres vestían "ropas oscuras" muy parecidas a los uniformes del personal del SPB y que, tras dejar a los guardias atados y encerrados en uno de los baños, continuaron a pie hasta alcanzar el exterior del edificio.

Una vez en las calles internas del penal, los hermanos Lanatta y Schillaci se habrían apoderado de un automóvil Fiat 128, con el que se habrían trasladado hasta los portones de la cárcel, unos 200 metros.

Una vez en el portal principal, los condenados por el crimen de General Rodríguez habrían reducido al personal de guardia del Puesto I utilizando una réplica de un arma de fuego. El efectivo, de apellido Santos, fue tomado como rehén por los fugitivos, quienes continuaron a bordo del Fiat hasta un barrio cercano al penal.

Una cámara de seguridad captó el momento en el que, ya en el interior del barrio Villa Belgrano, los tres prófugos abandonaron el rodado, dejando en su interior, amordazado, al agente Santos.

Según las grabaciones de ese momento, eran las 2.45 de la madrugada. En otras palabras, apenas habían pasado 15 minutos desde que los hermanos Lanatta y Schillaci redujeron a los guardias en el interior de la cárcel y el momento en que abandonaron el Fiat en la esquina de las avenidas Belgrano y 9 de Julio.

La cámara también registró el paso de una camioneta negra que dobla a gran velocidad por la avenida 9 de Julio, con dirección a la ruta nacional 205 con rumbo desconocido.

Compartir

Comentarios