Así lo sostiene un informe del Ministerio de Salud de la Nación; piden que se profundice el desarme de la población civil y anunciaron el "combate" contra el mercado ilegal


El absurdo homicidio de Daniel De Negris, el cerrajero que falleció al ser baleado cuando caminaba por el microcentro, no es una excepción: en la Argentina mueren ocho personas por día por el uso de armas de fuego.

Así surge de los últimos datos oficiales reflejados en un trabajo realizado por el Ministerio de Salud de la Nación. Según el informe, titulado "Estadísticas Vitales, Información Básica Año 2014", publicado en diciembre de 2015, en 2014 hubo en el país 2981 muertes causas por armas de fuego.

"Hace más de diez años que pedimos que se profundice el desarme de la población civil, porque muchas de estas muertes se pueden evitar", dijo a LA NACION Aldana Romano, directora del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip), que integra la Red Argentina para el Desarme.

"El arma es un riesgo. La mayoría de las ocho muertes por día por el uso de armas de fuego son por conflictos interpersonales", agregó la especialista.

En la Argentina, según explicó Natalia Gambaro, que preside el Registro Nacional de Armas (Renar), hay registradas entre 1.500.000 y 2.000.000 armas. Se calcula que en el mercado ilegal hay otra cantidad similar.

Desde su asunción con el nuevo gobierno, Gambaro y su equipo de colaboradores comenzaron a hacer un inventario de las armas que están bajo resguardo del Renar.

"También comenzamos a trabajar con el Ministerio de Seguridad de la Nación para atacar el comercio ilegal", explicó Gambaro. La funcionaria nacional sostuvo que es importante que desde el Poder Judicial se ordene con más frecuencia la destrucción de armas secuestradas en las distintas causas judiciales.

"Cuando más destrucciones de armas haya, menos posibilidades de que vuelvan al mercado negro", afirmó la funcionaria.

Según fuentes oficiales, Silvio Guillermo Martinero, el abogado y ex militar detenido por el homicidio de De Negris, tenía vencida desde octubre pasado la credencial que lo acreditaba como legítimo usuario de armas de fuego.

Según Gambaro, entre el 40 y 50 por ciento de las personas que tienen registradas armas tiene los permisos de tenencia vencidos.

Cambios en los requisitos

La funcionaria nacional también dijo que van a cambiar los mecanismos para otorgar los permisos de portación y tenencia de armas. Se deberá pasar un estudio psicofísico más completo de cinco análisis que deberá estar firmado por un psiquitra.

"Las armas de fuego no son un mecanismo eficaz para la protección ante hechos de violencia. Su uso aumenta el riesgo de muerte para las personas que las usan", sostuvo a LA NACION Alejandra Otamendi, investigadora del Instituto de Investigaciones Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Según la investigadora. sin armas de fuego no va a terminar la violencia en los conflictos, pero sí van a ser menos letales.

En declaraciones al programa de radio Guetap de FM Vorterix, el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano , dijo: "Estoy en contra de la portación de armas. Vamos a proseguir la política de desarme, vamos a seguir restringiendo la portación".

Para la directora del Inecip, el Estado tiene que garantizar la seguridad de las personas. "Las armas de fuego no sólo afecta a la seguridad de las personas que tienen los permisos de tenencia y portación, sino también a terceros", dijo Romano. La muerte de De Negris es una clara muestra del alto riesgo del que habla la especialista.

                                                                                                                                                        

Compartir

Comentarios