El juez Alejandro Tomas resolvió que ambos aprehendidos sigan procesados por la muerte del recluso que denunció la venta de drogas en el penal, pero libres. La doctora julieta Jorrat, abogada de Fernando Cisterna, afirmó que "esta es una causa mediática, en donde lo que se está haciendo es desestabilizar al Sistema Penitenciario".



Luego de permanecer más de seis horas aprehendidos en la Alcaldía de tribunales, los dos funcionarios del servicio penitenciario que están acusados de haber participado del homicidio del preso Sebastián Medina, quedaron en libertad por orden de un juez de instrucción.

El magistrado Alejandro Tomas resolvió hoy a la madrugada que Walter Pato, jefe del Departamento Personal, y Fernando Cisterna, responsable de las Unidades 1 y 2 del penal, sigan procesados por el caso, pero en libertad. 

El juez se inclinó por el planteo de Manuel Pedernera y Julieta Jorrat, defensores de los acusados, que habían solicitado la exención de prisión.

"La imputación es que él junto con otro personal se han puesto de acuerdo para que esta persona fallezca cuando no es así. No existe ningún tipo de prueba en el expediente y yo veo que se toma con mucha liviandad en hablar del Servicio Penitenciario, de los policías, sin tener conocimiento del expediente", afirmó la doctora jorrat, abogada de Cisterna. 

Según la letrada, "no existe ninguna prueba, acá el señor Mendoza, que es el acusado del homicidio, ha declarado y su declaración es coincidente con la declaración de las dos maestras que presenciaron el hecho". 

Asimismo, agregó que "todo el mundo en el expediente dice que la orden del traslado de estas dos personas (Medina y un compañero) ha sido orden de la secretaria del juez de Ejecución, pero ella dice que no ha dado la orden, por lo tanto tendría que estar imputada y le tendrían que haber pedido también la detención".

Para Jorrat, "la gente reclama seguridad y acá la estamos metiendo presa a la seguridad, o sea acá el culpable siempre es el policía. Es evidente que esta muerte no es culpa del Sistema Penitenciario, ni tampoco es culpa de mi defendido, no lo conocía a Medina. Esta es una causa mediática, en donde lo que se está haciendo es desestabilizar una insittución", afirmó.  

La fiscala Adriana Giannoni había ordenado su aprehensión al considerar que ambos idearon un plan para que Medina fuera asesinado en la cárcel. El recluso había denunciado que los guardiacárceles lo obligaban a vender drogas en el penal.

Medina, de 31 años, fue atacado por Alejandro “Pichi” Mendoza el miércoles 22 de noviembre en el patio de recreo del Anexo 1 de la cárcel, luego de haber denunciado la venta de marihuana, cocaína y psicofármacos en la cárcel, fueron trasladados a la seccional 7ª por cuestiones de seguridad.

G.I

Compartir

Comentarios