A Luciano Sosto, el Tribunal Oral en lo Criminal 8 determinó prisión perpetua en el 2015 por homicidio.

Fue condenado  a prisión perpetua por la muerte de su madre y ahora lo liberaron. Se trata del sommelier Luciano Sosto quien recuperó la libertad este jueves. La decisión fue tomada por la Cámara de Casación en lo Criminal y Correccional, que anuló el fallo del tribunal porteño.

Sosto, de 39 años, fue condenado a perpetua por el Tribunal Oral en lo Criminal 8 porteño el 21 de diciembre de 2015 como autor del homicidio calificado por el vínculo de su madre Estela Garcilazo, de 69.

Dos años después, exactamente a las 4:24 de la madrugada de este jueves, Sosto recuperó la libertad y se abrazó con su padre, quien lo esperaba en la Superintendencia de Investigaciones Federales, ubicada en la calle Madariaga del barrio porteño de Villa Lugano.  "Empieza una nueva etapa de nuestra vida sin su madre, lo más importante que tuvo en su vida". Respecto de aquella condena en 2015, dijo: "Yo sé quién es mi hijo y quién era mi mujer", dijo Carlos padre del sommelier.

Respecto del asesinato, que ahora queda sin culpables, el padre de Sosto lamentó: "No sé quién mató a mi mujer y no lo voy a saber nunca. La Justicia tampoco se encargó de buscarlo y yo tampoco voy a salir a buscar con rencor, ya no me interesa. Después de cuatro años, ya es imposible saber".

La liberación del sommelier la resolvió el miércoles la sala I de la Cámara, integrada por los jueces Luis García, Horacio Días y María Laura Garrigós de Rébori, quienes dejaron sin efecto la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 8 porteño que estuvo a cargo del juicio.

El 26 de diciembre de 2013, Sosto llamó a la policía cerca de las 15:00 y dijo que al pasar frente al departamento de su madre, escuchó unos quejidos y la encontró en grave estado, por lo que llamó a una ambulancia. En ese momento, la fiscal acusó al ex titular de la Asociación Argentina de Sommeliers y ex propietario del restaurante "Lucky Luciano" de los delitos de "homicidio y abuso sexual".

En diciembre de 2015, antes de que el Tribunal Oral en lo Criminal 8 lo condenara, Sosto dijo: "Soy inocente: busquen al violador y asesino de mi madre. Quiero decir que no maté, no robé, no violé y les ruego que no se equivoquen. No terminen de destruirme".

Compartir

Comentarios