El velorio comenzará esta tarde a las 18 en la sala San Miguel; mañana se realizará, a partir de las 12, el sepelio y una misa

Tras 40 días de desconcierto y sufrimiento familiar, los cuerpos de las jóvenes mendocinas María José Coni y Marina Menegazzo, asesinadas en Ecuador,fueron repatriados y descansarán finalmente en su provincia natal, rodeados de sus seres queridos. Los restos de las mochileras arribaron esta mañana y comenzarán a ser velados esta tarde a partir de las 18 en una reconocida sala céntrica, donde se espera la asistencia de miles de personas.

En medio del dolor, los padres y hermanos de Marina y Majo pidieron a los medios respetar la intimidad del velatorio que se realizará en la sala San Miguel, ubicada en calle Maipu 636 de Ciudad, y decidieron, por el momento, no hablar sobre el caso. Para evitar el caos vehicular, por la gran presencia de personas, desde la Municipalidad de Mendoza se montó desde temprano un operativo de tránsito y seguridad.

Por su parte, mañana se realizará una misa antes del sepelio en el Parque de Descanso, donde a las 12 se les dará el último adiós a las jóvenes, que mantuvieron en vilo a toda América latina.

A fines de febrero, después de conocerse el crimen de las mendocinas y en medio de las versiones cruzadas que comenzaron a surgir, miembros de la familia decidieron viajar a Ecuador para realizar una investigación paralela hasta tener certezas de que los cuerpos hallados eran los de las chicas.

Esas pesquisas fueron lideradas por la mamá y el hermano de María José, Gladys Steffani y Felipe Coni, quienes junto a las hermanas de Marina finalmente confirmaron que las jóvenes habían sido identificadas. Antes de regresar de Ecuador, expresó a la prensa de ese país lo vivido durante un mes. "Esto empezó al principio de la cuaresma y ha sido tremendo. Un vía crucis lleno de obstáculos y heridas. Tener que ver los cuerpos de las nenas y no poder reconocerlos fue un calvario. Una película de terror realmente", dijo Paula Menegazzo.

Marina y Majo fueron asesinadas en la localidad de Montañita y por el caso hay dos detenidos, imputados por doble homicidio agravado. Las mendocinas disfrutaban de sus vacaciones en el reconocido balneario ecuatoriano, a unos 200 kilómetros de Guayaquil, y desaparecieron el día que debían emprender el regreso a Mendoza.

Según los investigadores, la tarde del 22 de febrero tuvieron el último contacto con su familia y horas más tarde habrían sido llevadas bajo los efectos de drogas, con aparentes fines sexuales, a la propiedad de un guardia de seguridad de la zona, Alberto Segundo Mina Ponce (33), hoy detenido e imputado junto al otro acusado, Aurelio Eduardo Rodríguez (39), quienes rechazaron los cargos y cambiaron varias veces las versiones del hecho. En esa casa, las jóvenes habrían puesto resistencia, por lo que fueron asesinadas y luego abandonadas en bolsas plásticas en un descampado cercano a la playa.

Tras otra autopsia, realizada hace 10 días, por la nueva fiscal de la causa, María Coloma Pazmiño, se cotejaron resultados con los anteriores estudios y se determinó que las chicas habían muerto producto de brutales golpes en la cabeza, "con mucha saña". Es más, Menegazzo recibió un puntazo en el cuello que le atravesó la médula y su cuerpo reveló otras marcas, como signo de una fuerte resistencia. Aún no se determina si las mendocinas fueron abusadas sexualmente, situación que se dilucidará con otro análisis de los forenses.Montañita

Fuente:lanacion.com.ar

Compartir

Comentarios