La mujer, de 28 años, estuvo desaparecida nueve días y la policía halló sus restos en un restaurant.

Un brutal femicidio que tuvo como víctima a una nutricionista de 28 años tiene conmocionado a todo México y todas las sospechas recaen en su exesposo. Magdalena Aguilar Romero fue asesinada, desmembrada y posteriormente cocinada y almacenada en un refrigerador.

La mujer salió de su casa en el Barrio de los Jales, en Taxco, el sábado 13 de enero por la mañana para ir al centro médico donde trabajaba. A las 5.30 de la tarde se comunicó con su mamá, María de los Ángeles Romero Mazón, y le dijo que la vería más tarde en la iglesia, después de pasar a buscar a sus hijos por la casa de su exesposo, César Gómez Arciniega.

Ese fue el último día que vieron y hablaron con Magdalena. Todos sus allegados comenzaron a buscarla desesperadamente hasta que la madre de César confirmó que la joven estuvo en el domicilio la noche del sábado, pero que no se llevó a sus hijos. Esto aumentó la preocupación.

A los nueve días de su desaparición y por presión de los familiares, la policía decidió allanar el restaurant del exmarido. Allí, sobre una parrilla de tres quemadores, había una olla de peltre con los brazos y piernas cocidos de Magdalena. Además, encontraron en el suelo una bolsa de plástico negra que tenía la pelvis de la víctima y el resto de su cuerpo, semicongelado, dentro de un refrigerador.

Mientras los peritos trasladaban los restos de la joven al Servicio Médico Forense (Semefo) del municipio de Iguala, al norte de Guerrero, el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, informó que el principal sospechoso del crimen es César, quien está prófugo.

La Fiscalía General del Estado (FGE) abrió una carpeta de investigación por el delito de femicidio. De encontrar a César responsable, podría pasar al menos 40 años en prisión.

Femicidios en México

Según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, el delito de femicidio aumentó 72% en el país en dos años. En 2017 las autoridades abrieron 667 carpetas de investigación por ese delito, en 2016 hubo 580 expedientes y en 2015 documentaron 389 asesinatos.

Los estados donde más se registraron fueron Sinaloa, donde hubo 82; Veracruz, con 79; Oaxaca, con 58; el Estado de México, con 57; Nuevo León, con 43; la Ciudad de México, con 37; Sonora, con 32; Chiapas, con 29; Tabasco, con 28 y Jalisco, Morelos y Puebla, con 27 casos cada uno.

Fuente Clarín

Compartir

Comentarios