El potente estallido dañó numerosos autos, una terminal de ómnibus cercana y otros edificios ubicados en la zona.

Un atentado con coche bomba contra un colectivo de la policía dejó siete agentes muertos y 27 personas heridas en el sureste de Turquía, y el presidente Recep Tayyip Erdogan afirmó horas después que su país enfrenta "la amenaza terrorista más peligrosa de su historia moderna".

En medio de una ola de ataques de este tipo en la estratégica nación asiático-europea, el colectivo de la policía fue alcanzado por la explosión del coche bomba cuando circulaba por la ciudad de Diyarbakir, capital de la provincia homónima y fronteriza con Siria, informó la agencia de noticias estatal turca Anatolia.

La Fiscalía local indicó en un comunicado que la bomba estaba oculta en un auto estacionado y que al parecer había sido programada para explotar cuando pasara por el lugar el vehículo policial, que transportaba a miembros de una unidad de operaciones especiales.

Compartir

Comentarios